El post de hoy es uno de esos post de cabecera.  Viene de la mano de Cristina Centeno, Psicóloga especialista en ayudar a afrontar, gestionar y facilitar los cambios y nos trae un método para ayudarte a tomar decisiones de una manera realmente inteligente.

Conocí a Cristina en un Mastermind y conectamos en seguida. Ella tiene una visión de la vida y las relaciones muy parecida a la mía y lo vas a comprobar a lo largo de este megapost que propone un debate muy interesante: seguir apostando o darse por vencida en una relación.

Te dejo con ella, pero ¡cuidado!  este es un artículo que engancha desde la primera letra. Si empiezas no podrás parar hasta devorarlo entero 🙂

 

No hagas nada y nada pasará. La vida se trata de las decisiones. O las tomas o alguien las tomará por ti, pero no las puedes evitar.-Mhairi McFarlane.

TOMAR DECISIONES

¿Te cuesta trabajo tomar decisiones y afrontar cambios sentimentales?, ¿te pasas demasiado tiempo rumiando una elección del tipo: “Me quedo en la relación y apuesto doble a caballo ganador o rompo y me retiro de la partida, porque estas cartas no me convencen”?

Algo tan frecuente y necesario como decidir si la relación con una persona nos conviene o no, puede llegar a convertirse en una auténtica encrucijada de indecisión, desorientación y bloqueo, cuando vamos por la vida con la mochila poco equipada y con escasas o nulas habilidades de fortaleza psicológica.

Ocurre muy a menudo y, en general, representa un momento que muchas queremos evitar y muy pocas nos atrevemos a asumir. Detenerte para analizar tu propia relación con una pareja es fascinante: puede llevarte a una mejora fundamental en el vínculo, aunque también puede significar el inicio de la inevitable travesía de separación.

¿Quieres saber cuándo es el momento perfecto para hacer zoom en tu relación y analizarla a fondo? ¿Quieres ganar en claridad y decidir, de una vez, si vale la pena o no seguir luchando por tu amor?

Si aún crees que tienes alguna asignatura pendiente relacionada con la forma en la que decides si apuestas o si dejas una relación de pareja, sigue leyendo porque voy a mostrarte un método infalible que puede revolucionar tus elecciones y cambios de pareja, y que te ayudará a ganar en confianza, claridad y liderazgo al construir tus relaciones sentimentales.

 

¿QUIEN SOY YO? ME PRESENTO…

Ah! Lo primero, déjame contarte muy brevemente quién soy, cómo hice de mi propia experiencia personal mi objetivo profesional y por qué hago lo que hago ayudando a otras personas a decidir y a cambiar, de la mano de la psicología y el coaching.

Soy Cristina Centeno: psicóloga (de formación, profesión y pasión), especialista y facilitadora de decisiones y cambios (tanto individuales como organizacionales), y expatriada feliz. Ayudo a particulares y profesionales, navegantes emocionales como tú y como yo, a salir de un estado de bloqueo, pasividad, confusión, crisis e indecisión, y a dejar de sentirse víctimas de las circunstancias, recuperando el timón de sus vidas para tomar decisiones y protagonizar cambios (de profesión, de vivienda, de pareja, de lugar de residencia, etc.), con la mejor equipación posible.

Poniendo sobre la cubierta de mi embarcación mi propio bagaje personal, una experiencia de más de quince años acompañando a personas y grupos (que también atravesaban aguas turbulentas e inciertas), investigando y publicando diversos libros académicos vinculados al bienestar emocional, he diseñado un método propio de toma de decisiones y gestión del cambio, apoyado en la psicología y el coaching.

He descubierto que, en la secuencia de ILUSIÓN –> ELECCIÓN –> ACCIÓN, las estrategias de toma de decisiones y de gestión efectiva del cambio son excelentes compañeras de viaje para conseguir mis metas y para llevar la vida que realmente quiero.

Si te interesa el contenido de este post, y quieres saber más sobre mí y sobre mi método de apoyo y acompañamiento, no dudes en pasarte por mi página web. En mi espacio de navegación encontrarás más reflexiones, estrategias, claves y recursos de apoyo para que completes tu equipación de desarrollo personal.

En mi pequeño baúl de tesoros te toparás con las claves que me han ayudado a soltar lastres, a zambullirme con humor y confianza en la incertidumbre, a liberarme de mis miedos, a tener más claridad, firmeza y autenticidad a la hora de decidir y cambiar y, sobre todo, a liderar, la vida que realmente quiero, desde mi nuevo destino alemán: Baden-Baden, una de las joyas naturales de la Selva Negra y, ¡para mí, del mundo entero!

También puedes ver el resto de mi trayectoria profesional y académica en mi camarote de Linkedin

Ahora no me entretengo más y paso a contarte la importancia de utilizar el método 10-10-10 para tomar decisiones y apostar por una relación o romper ¡Al grano!

 

EN QUÉ CONSISTE EL MÉTODO 10-10-10

¿Sientes que estás en la cuerda floja con tu chico?

Probablemente te planteas la necesidad de evaluar tu pareja porque el otro no parece ser aquella persona perfecta con la que siempre soñaste. Con el tiempo yo he aprendido que un amor, bueno, grande y valioso, más que encontrarlo, hay que construirlo y cuidarlo cada día, así que ponte el mono de jardinera, porque toca abonar, sembrar, regar y recoger!

Como diría mi querida amiga Isa, la mala noticia es que la vida mancha y que tú y yo somos falibles. Recuerda, entonces, que los príncipes azules destiñen y acepta que no existe relación ni persona perfecta. Trasciende fantasías y deseos poco realistas, y enfócate, por tanto, en aquellos factores que satisfacen tus necesidades emocionales y físicas.

Al puro Sherlock Holmes, es momento de combinar lógica e intuición. Recopila los datos necesarios y analiza todas las claves fundamentales a la hora de hacer un balance sobre tu pareja y mirar hacia el futuro. No puedes decidir nada sin información suficiente sobre el chico y sobre la relación!

Siguiendo con las malas noticias, ya te adelanto que tampoco existe una fórmula exacta para saber si vale la pena pelear por tu relación o bien es preferible romper. Lo esencial es que puedas llegar a discernir si ese vínculo incrementa o disminuye tu felicidad y tu bienestar físico y emocional, no sólo en los próximos 10 minutos, sino en los próximos 10 meses y, muy especialmente, en los próximos 10 años. Aquí es donde reside todo el potencial del método 10 – 10 -10 para acertar en tus decisiones sentimentales y vitales.

El método 10 – 10 -10 es una potentísima herramienta propuesta por la periodista y consejera personal Suzy Welch para tomar decisiones que, en determinados momentos, nos pueden parecer complicadas, como el hecho de decidir si apostamos por una relación de pareja, o bien optamos por romper.

Suzy Welch , editora de la Harvard Business Review, propuso este sistema cuando tuvo que conciliar su carrera profesional con ser madre de cuatro hijos. La periodista se dio cuenta de que en demasiadas ocasiones tomamos decisiones pensando en el momento, pero sin contemplar las consecuencias que nuestros actos tendrán a medio y a largo plazo.

Welch nos propone que antes de decidir nada filtremos la resolución por la fórmula 10-10-10 analizando las consecuencias de tus actos y elecciones a corto, medio y largo plazo. Esta fórmula bien podría ser la versión menos profesionalizada de aquellas frases de las abuelas: “Cuenta hasta diez antes de actuar”.

En una breve pincelada, este método propone que te preguntes, frente a cualquier dilema, ¿Cómo me sentiré cuando haya tomado mi decisión en los próximos 10 minutos? ¿Y en los próximos 10 meses? ¿Y en los próximos 10 años?

Esta regla no solamente se aplica en base a esos periodos de tiempo, sino que es orientativa. Es decir, no tienen que ser espacios de tiempo de 10 años o 10 meses, pueden ser más cortos o largos. Simplemente, se trata de un mecanismo de medición para que seas capaces de tomar la decisión más acertada: tu decisión perfecta.

No debes olvidar que por cada decisión tomada, zanjas etapas y/o relaciones con personas. Es muy importante que valores, por tanto, lo que tienes ahora y lo que podrías tener o perder al enfrentarte al cambio. Así de simple.

El planteamiento es fácil, y ponerlo en práctica no parece complicado. Solo tienes que tomarte el tiempo necesario para conseguir la respuesta a dichas preguntas.

 

¿CÓMO PUEDES APLICAR EL MÉTODO 10-10-10?

Frente a dilemas, como puede ser la encrucijada de apostar por una relación o romper, Suzy Welch nos demuestra, con su método, que analizando las posibles alternativas y las consecuencias de cada elección (apostar o romper), podrás tomar decisiones de una manera mucho más rápida y efectiva. Desde esta perspectiva, que contempla el medio y el largo plazo, tendrás la seguridad de haber tomado la elección correcta, aquella que está en sintonía con tus valores.

Ante una toma de decisiones de este tipo, es lógico sentir esa sensación de incertidumbre, de parálisis por análisis y de miedo al cambio. Nos cuesta trabajo proyectarnos en el futuro y pensar que un cambio podría hacernos sentir mejor a largo plazo. Aunque de entrada, a corto plazo, en esos 10 minutos o 10 meses, puede que nos cueste adaptarnos y que debamos hacer un sobresfuerzo para salir de la zona de lo calentito y conocido, para adentrarnos en lo desconocido.

Aunque casi todo es reversible (excepto la muerte), antes de tomar cualquier decisión tajante, debes valorar lo que tienes y de ser capaz de analizar beneficios y pérdidas de tus alternativas (en el corto, el medio y el largo plazo). Debes ser capaz de enfrentarte a ti misma y no dejar que sentimientos como la rabia, desesperación o incertidumbre se apoderen de tus pensamientos. En todo momento debes mantener la coherencia y ser lo más razonable posible. Tomar una decisión lleva su tiempo, y todo cambio conlleva aspectos positivos, te lo aseguro.

Lo más importante es que hagas un poquito de introspección y que conozcas cuáles son tus valores e inquietudes, tus metas y objetivos. De este modo, la decisión que tomes será más o menos acertada.

En el ámbito de la pareja, te invito a que contemples el análisis de una serie de variables a corto plazo (en los próximos 10 minutos), a medio plazo (en los próximos 10 meses) y a medio plazo (en los próximos 10 años). Voy a compartir contigo mis innegociables para una relación, así que presta atención a estos indicadores e intenta proyectarte en el futuro:

  • El elevado disfrute del tiempo que compartes con tu pareja, la valoración positiva de vuestras salidas y el placer que sientes por estar con la otra persona.
  • La pasión y la atracción mutua, aceptando los lógicos altibajos de la vida sexual.
  • El respeto y la confianza mutua que os tenéis.
  • Los intereses, actividades recreativas y hobbies compartidos.
  • Vuestro manejo positivo del desacuerdo. La aceptación que hacéis del conflicto cotidiano y las ganas de crecer, aprender, alimentar la paciencia y la empatía para trascender el resentimiento y “pasar de pantalla” en tu relación.
  • La capacidad que tenéis de estar en pareja y de ser independientes.
  • El apoyo para conseguir objetivos (individuales y compartidos) y la consciencia de reciprocidad e igualdad en la relación.
  • La capacidad de mantener “la mirada en el cielo y los pies en la tierra” y conservar expectativas realistas sobre el otro y sobre la relación.

A modo de resumen, es crucial que el chico y la relación te gusten, pero, y casi lo más importante, que el chico y la relación te convengan.

Es obvio que, para relaciones aspirina o historias de una noche (o de 10 minutos), nuestro análisis se simplificaría muchísimo más y casi, casi podríamos atenernos a unos estándares mínimos de diversión, atractivo físico, pasión y respeto, ¿verdad?

Si lo que deseas, sin embargo, es intentar construir un proyecto de pareja con otra persona, no te hagas líos, no te autoengañes ni te conformes con relaciones de saldos o rebajas, que no te sirven ni para los próximos 10 minutos. No te quedes con las migajas y mantén muy a la vista tus innegociables. No es necesario que lleves tu relación al “examen de suficiencia de septiembre” continuamente, porque las personas y las relaciones atraviesan días buenos, malos y reguleros.

Las que ya me conocéis, sabéis de sobra que soy fan de la regla del 25% y, en este sentido, siempre te animaré a aceptar y a convivir con ese 25% de cosas que nosotras y nuestras parejas albergamos en nuestros cajones feos (pensamientos, emociones y conductas que nos frustran, incomodan o desagradan). Sin embargo, esto nos deja un 75% de elementos positivos por los que apostar!

El problema es cuando el contenido de esos cajones oscuros se desborda y cada vez recopilamos más pruebas de toxicidad, celos, negatividad, indiferencia o desigualdad en la relación. Esto siempre es bandera roja y un mal signo para seguir evaluando el posible rumbo de la relación en los próximos 10 meses y 10 años. El menú de la vida es demasiado rico y variado como para llenar tus bolsillos de personas y vivencias insulsas.

Cuando sientas que estás en la cuerda floja y debas decidir si apostar o romper, te animo a que saquees todo tu poderío para no delegar o posponer indefinidamente tu decisión. La incertidumbre y la angustia de la indecisión y de las tareas inacabadas es mucho peor que cualquier elección: ya sea caminar con firmeza en una dirección de construcción o de ruptura!

Reconéctate con tus objetivos, necesidades e ilusiones, para evaluar si tu relación es viable en el medio y en el largo plazo y si se ajusta a tus valores. En caso de descubrir que te estás saliendo tu ruta de bienestar, recalcula tu GPS y no pierdas ni un minuto más de tu valioso tiempo y energía en algo que empeorará o que no te brindará satisfacción a medio y largo plazo.

Es cierto que toda experiencia y relación tiene su dosis de aprendizaje, de acuerdo. Pasar 10 minutos con la persona equivocada no es grave. Compartir 10 meses con alguien en una relación que no cumple tus mínimos ya es algo preocupante. Si echas la vista atrás y ves que has pasado 10 años atrapada en una relación insatisfactoria, sal de ahí corriendo!

Practicando el 10-10-10 puedes descubrir, por ejemplo, que dejar tu relación actual, te va a hacer sentir triste y desorientada durante los próximos minutos o días o incluso meses, pero liberada y feliz en el medio y largo plazo, porque dejarás el “felpudo emocional” libre para poder construir una relación más compatible con tus objetivos y valores.

El vacío de un duelo es mucho más llevadero y productivo que el vacío que puedes experimentar en tu pellejo al estar con la persona equivocada, y aun así empeñarte y desgastarte en que eso funcione: engañándote, fantaseando con mejoras y cambios en la relación o en la persona que no te acompaña bien en tu aventura. ¡No te quedes con el perrito piloto de la tómbola y lucha por conseguir el premio gordo!

 

A MODO DE GUINDA…

A modo de síntesis, te recuerdo que si tú no decides y cambias, tu pareja, tu entorno o el paso del tiempo lo harán por ti y asumirán el control por ti. Por este motivo es tan importante que aprendas a decidir e introducir cambios coherentes y conscientes en tu relación de pareja.

Para elegir la mejor alternativa posible, y la que te reportará el mayor número de beneficios y el menor número de pérdidas a medio y largo plazo, enfréntate siempre a la regla de oro del método 10 – 10 – 10: ¿Cómo me sentiré cuando haya tomado mi decisión en los próximos 10 minutos? ¿Y en los próximos 10 meses? ¿Y en los próximos 10 años?

Si has llegado hasta aquí seguro que ya tienes sobre la mesa la decisión que vas a tomar. Te doy la enhorabuena porque, seguro que has conseguido zanjar tus dudas y decidirte por la decisión correcta.

No hay fórmulas mágicas: el miedo, la incertidumbre, las sorpresas, las risas y las lágrimas asociadas a una apuesta o a una ruptura no te las puedes ahorrar. Aun así, al margen de ese pequeño peaje, el resultado de tu decisión siempre, siempre, siempre compensa y merece la pena, ¡te lo garantizo! Para mí no hay nada más saludable y empoderante que saber que estoy con quien quiero estar en los inmediatos 10 minutos, y, aún más importante, en los próximos 10 meses y en los no tan lejanos 10 años! Confío en que mi compañero de embarcación también tenga esa convicción y que juntos seamos capaces de seguir surfeando olas y tempestades!

Y hasta aquí todo lo que quería contarte sobre esta técnica infalible para ganar en claridad y liberación cuando te enfrentas al delicado dilema de “¿apuesto por este chico o me retiro?” Este proceso de toma de decisiones 10 – 10 – 10 es bastante más complejo y deberíamos detenernos con más profundidad para poder sacarle todo el jugo. Espero, aun así, que estas claves te sirvan como avanzadilla y punto de arranque para mejorar la forma en la que tomas este tipo de elecciones y cambios sentimentales.

Si quieres saber más sobre la forma de aplicar el método 10-10-10 paso a paso, sigue atenta a las novedades del blog y el boletín de Rosa María!

¿Aún indecisa o ya estás lista para poner en práctica este método y elegir si te quedas o te retiras en tu relación? Cuéntanos en los comentarios si habías escuchado algo del método 10-10-10 y comparte las ventajas de aplicarlo en tus relaciones. Sin nada más que añadir, ¡te animo a que te decidas y le des el empujón definitivo a tu vida afectiva para construir la relación que realmente deseas y mereces!

¡Comparte y ayuda a otras decisoras y camaleonas! 

Un fuerte abrazo y felices decisiones!

Cris.

Mi madre siempre me dijo que rara vez sabemos qué decisiones cambiaron nuestras vidas. En gran parte se debe a que eran decisiones pequeñas. Tomaste este autobús en vez de aquel otro

 

 

También te puede interesar