Definitivamente los tiempos están cambiando.

Recuerdo que cuando era adolescente, mis amigas y yo suspirábamos por encontrar a un hombre como Patrick Swayze en Dirty dancing o Richard Gere en Pretty woman.

Seguro que estarás pensando que estas películas son prehistóricas, pero estos hombres eran guapos, decididos, seguros de si mismos sin llegar a la prepotencia y románticos sin llegar al empalago, una combinación desde luego irresistible.

Pero es que lo mejor de todo es que respetaban y terminaban por enamorar y enamorarse de las protagonistas. No creo que semejante panorama esté pasado de moda, ¿no?

 

La cosa es que pudiera parecer que sí, porque hoy, en pleno 2015, el hombre más deseado es un tal Christian Grey. Guapo… sí, y rico… también, pero por muy guapo que sea y mucho helicóptero que tenga, por favor…un poquito de cordura.

 

Sin meterme a hacer una valoración de la película o el libro, que no es mi propósito, no dejo de reconocer que el tema resulta interesante por lo morboso, y que quizás enfocado de otro modo la historia sería, como poco rompedora.

Lo cierto es que incluso le daría el visto bueno si el hecho sólo quedara en una fantasía sexual consentida por ambas partes. Al fin y al cabo “lo que pasa en la cama se queda en la cama”. Pero en este caso, el señor Grey, lleva la sumisión a todos los terrenos de la convivencia, y eso es lo que me remata.

 

El método del Sr. Grey

Empieza imponiendo sus reglas con la firma de un contrato en el que exige que la sumisa coma sano, duerma no sé cuantas horas y tenga sexo con el amo cómo y cuándo a este se le antoje. Sin rechistar y sin preguntas, ¡ahí es nada!  Sr. Grey, ya estoy muy mayor para que me digan qué comer, cuándo dormir y a qué ginecólogo debo ir.

A la sumisa le queda terminantemente prohibido tocarlo, dormir con él, hablar de la relación con los demás y poner un pie en la casa a no ser que sea viernes o sábado o al amo se le antoje verla entre semana.

El tipo le vende el coche y le compra otro sin el conocimiento y el consentimiento de la chica. Que a much@s esto le puede parecer un detalle súper bonito, pero no sé yo que gracia tiene que dispongan de tus cosas y vengan a mangonearte la vida de semejante manera.

Le envía un técnico a casa a cambiar el ordenador para asegurarse que ella le va a contestar el email en el que confirma que acepta las condiciones del contrato.

Su respuesta cuando Anastassia le comunica que va a visitar a su madre que vive en otro estado es: “me está empezando a picar la mano”.

Y por último y más inquietante, es que cada vez que utilicen la habitación de las torturas ella debe esperarlo de rodillas, desnuda y de espaldas a la puerta con la cabeza inclinada hacia el suelo hasta recibir nueva orden.

Estamos ante un hombre que en vez de seducir, persigue, acosa, humilla y hace lo que le viene en gana… que para eso es el amo.

 

Muere el romanticismo y surge el sadomasoquismo como nueva arma de conquista.

 

5 Lecciones que aprender.

 

  1. Un hombre que te quiere siente el instinto de protegerte y cuidarte.

Efectivamente, una de las principales muestras de que un hombre está enamorado es el deseo de protección.

Un hombre enamorado y emocionalmente sano no siente el deseo de hacer daño. Por el contrario su mayor ilusión está en hacer feliz a la mujer que quiere. Y esta es la primera de las reglas que incumple el señor Grey.

 

  1. Las personas sólo cambian por elección propia, no porque nadie se lo exija o se lo pida.

 Por lo tanto mucho cuidado con las ideas románticas de querer cambiar a una persona.

Las mujeres solemos tener la absurda sensación de sentirnos distintas a las demás mujeres que han pasado por la vida de un hombre.

Creemos que a otras les pasó, pero con nosotras será distinto porque a nosotras si nos quiere de verdad, y nuestro amor le hará ver la luz, lo salvaremos de su pasado y viviremos felices y contentos por siempre.

Nada más lejos de la realidad. Tan sólo un 1% de los maltratadores consiguen rehabilitarse. Y fíjate que también la mayoría de las mujeres que cayeron en su trampa creyeron en algún momento que podían parar con amor y comprensión el maltrato recibido.

 

  1. El miedo no te debe paralizar pero si te puede ayudar a ser prudente.

Una cosa es ser valiente y otra cosa es ser inconsciente. Si de primeras te dan unas condiciones de pareja que te puedan resultar humillantes y vejatorias, no sigas.

No te lances y pienses que más adelante vas a poder enderezar las cosas. Puede que sí o puede que no.

A veces la costumbre termina por hacer normales cosas que en realidad no lo son.

Ten mil ojos, fíjate siempre en cómo habla sobre las demás o cómo trata a las mujeres de su familia.

No tomes a la ligera los problemas que tuvo en sus anteriores relaciones, porque es muy probable que la historia se repita. Indaga de forma discreta si tienes dudas y presta atención a lo que te cuente.

 

  1. La sumisión no enamora a nadie.

Así que piensa muy bien qué esperas de un hombre cuándo lo estás conociendo. 

Precisamente esa es una de las razones por las que Christian Grey parece obsesionarse con Anastassia. Ella no termina de ser la mujer sumisa que él creía.

Probablemente las 15 anteriores aceptaran sin rechistar las condiciones del contrato deslumbradas por el estilo de vida, el físico o la palabrería de Grey, pero Anastassia tiene cierta resistencia y eso hace que él la “valore” más que a las otras, por decirlo de alguna forma.

  1. Ceder el control de tu vida a los demás no es una forma de liberación.

 Esto no sé de dónde se lo habrá sacado el Sr. Grey.

Ceder el control de mi vida a otra persona no me libera. Me esclaviza y me deja a merced de sus caprichos.

Anular, controlar, doblegar, limitar, intimidar, exigir, menospreciar, insultar, abusar física o emocionalmente de una persona son prácticas de dominación y violencia, aquí y en Pekín.

Estas formas de presión, que suelen darse de forma sutil al principio, son sin duda alguna un intento de atentar contra tu integridad y tu autonomía personal, por eso es tan importante que las descubres a tiempo y sepas reaccionar de forma contundente.

 


 

Dicen que el éxito de 50 sombras de Grey ha disparado la venta de juegos eróticos de corte sadomasoquista en todo el mundo, todo un fenómeno que sin duda será digno de estudio.

Que las taquillas de los cines hayan estado a reventar durante 3 semanas con un público mayoritariamente femenino y que literalmente se oyeran suspiros en la sala cuando aparecía el Sr. Grey en escena (por mucho que a otras se nos revolviera el estómago) son pistas más que suficientes de que algo debe estar cambiando, algo deben haber hecho bien para llegar a tantísimas mujeres de diferentes edades y culturas.

Aún así, mi opinión es que dejemos las historias de cine para el cine y pongamos los pies bien en el suelo. Perder el control puede terminar saliendo muy caro.

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!