Sentirse enamorado o enamorada altera por completo nuestras emociones. Es lo más parecido al consumo de alguna droga: nos estimula, nos da energía, nos vuelve más extrovertidos e incluso provoca cambios físicos.

Cuando te enamoras, pones todo tu esfuerzo en agradar a la persona amada, minimizas sus defectos y crees estar ante la persona perfecta.  El amor te cambia el humor, te hace más valiente y te obliga a correr riesgos.

 

Es difícil reprimirse a ese sentimiento porque el cuerpo te pide estar cerca de la persona que te quita el sueño, sientes la necesidad de mirarle, de tocarle, de sentir tu presencia y de saber qué hace. Los enamorados sienten el deseo de estar juntos.

 

Es complicado ocultar el enamoramiento, esa es la pura verdad. Pero también es cierto que muchas veces, guiadas por el entusiasmo, confundimos las señales y nos venimos arriba pensando que estamos siendo correspondidas cuando la realidad es bien distinta. Cuando alguien nos gusta tendemos a creer que nosotras también le gustamos.

Por eso es tan importante tratar de ser objetivas en todo momento y lugar. Sabemos que hay determinados comportamientos que se repiten en un hombre cuando está enamorado, pero también puede ser que simplemente esa sea su forma de ser o esté siendo amable y que nada tenga que ver con el enamoramiento que esperamos.

Por lo tanto, cuidado con ver señales donde no las hay.

 

Principales características de un hombre enamorado.

 

  • Parece vivir en un estado de felicidad constante.
  • Siente una energía desbordante.
  • Todo le parece perfecto.
  • Se le dilata la pupila cuando ve a la persona que le gusta.
  • Puede empezar a sudar sin motivo aparente.
  • Se arriesga a hacer el ridículo si hace falta.
  • Se sonroja a menudo.
  • Parece nervioso, como si el corazón se le saliera del pecho.
  • Le pueden temblar las manos, la voz o incluso quedarse sin habla ante la persona que le gusta.
  • Sonríe más de lo habitual, sobre todo si se sabe correspondido.

 

Todas estas señales pueden indicarnos que está enamorado… lo que no significa que necesariamente lo esté de ti. Peeeeero, por fortuna te traigo varios trucos para poder averiguarlo.

A nadie le gusta darse el batacazo, así que antes de lanzarte a una piscina que no sabes si está vacía, pon mucha atención a estas otras señales que sí que indican que eres tú por la que suspira.

 

  1. La forma más fiable de saber si está enamorado de ti es observando. Si lo conoces de hace tiempo tienes que ver un cambio de actitud hacia ti. Tienes que ver que hace cosas que no ha hecho nunca.
  2. Por lo general sentirás que está más agradable, más risueño, que ha cambiado su estilo de vestir, que cuida más su aspecto físico, que empieza a ir al gimnasio, etc… pero sobre todo tienes que observar que hace un esfuerzo en que tú notes que ha hecho esos cambios.
  3. De forma instintiva al volver a ver a una persona con la que nos sentimos bien o con la que hemos tenido una experiencia agradable, hombres y mujeres nos tocamos el pelo. Por lo tanto si se toca mucho el pelo cuando está contigo, también puede ser un indicativo de que eres tú la mujer que le gusta.
  4. Se sonroja al hablar contigo y gesticula más.
  5. Se pone especialmente nervioso en tu presencia.
  6. Parece tímido e inseguro cuando habla contigo (y no ves que lo sea con los demás).
  7. Se ríe contigo, incluso parece que lo hiciera de más.
  8. Si estas hablando o divirtiéndote con otro hombre,  te mira, está serio, se muestra arisco después, hace comentarios irónicos, parece enfadado o frunce el ceño.
  9. Intenta llamar tu atención y sobre todo acortar distancias. Si estáis en la misma estancia, verás que poco a poco se va acercando a ti.
  10. Busca cualquier pretexto para tocarte.
  11. Te demuestra que se ha fijado en ti y te incluye en conversaciones que mantiene con otras personas.
  12. Se deja cosas en tu casa, en tu mesa o en tu coche con el pretexto de volver después a buscarlas.
  13. Comparte cosas contigo: una bebida, un poco de lo que está comiendo, un bolígrafo, un cigarrillo…
  14. Le brillan los ojos cuando te mira, te mantiene una mirada larga y profunda y pasa de los ojos a los labios. (Esta señal es bastante bastante fiable)
  15. Se pone frente a ti, sincronizando sus movimientos y su respiración con la tuya.

 

La prueba de fuego.

 

¡Atenta porque aún hay más! Si aún con todas estas señales, te sigue quedando la duda y quieres comprobar que sí que está enamorado de ti, no te queda otra que arriesgarte y ponerle a prueba.

 

Acércate a él y observa cómo reacciona. Si ante tu cercanía se cierra, se aleja, hay un rechazo, te esquiva o no te devuelve la mirada o la sonrisa, puedes dar casi por hecho que todas sus atenciones, alegría desbordante y amabilidad, no son producto de un enamoramiento. (Salvo raras excepciones en que sea demasiado tímido).

 

En ese caso, no pasa absolutamente nada, no hay que tener miedo al rechazo ni sentir que has fracasado y vas a fracasar por los siglos de los siglos. Puede que no sea el momento y siempre, siempre se puede volver a probar con la misma o con otra persona pasado un tiempo.

Por último, recuerda que si estás con un hombre que se cuestiona constantemente si está enamorado de ti o no, claramente no lo está.

El amor te atraviesa de punta a punta, se siente por los cuatro costados. Cuando estás enamorado lo sabes porque el cuerpo se encarga de recordártelo a cada instante.

Es como cuando tienes frío, hambre o sed… no hay lugar a dudas.

 

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!