Hace un tiempo escribí un post para el blog de mi amiga Natalia, DELIRIOS DE MARIA ANTONIETA, titulado despedir el pasado.

En aquel momento describí cómo había superado una ruptura sentimental y cómo la vida me compensó, por decirlo así, ese dolor.

En aquel post que puedes leer aquí, mencioné un ejercicio precioso de Nina Llinares que resultó ser el mejor paso que pude dar en aquel momento para encontrar la paz que necesitaba.

Es un ejercicio muy profundo y muy revelador que he querido compartir con las personas que están suscritas a mis correos semanales.

Ellas son las que dan el mayor sentido a este blog. Las que están aquí cada semana, las que me escriben para darme las gracias y las que me escriben para pedirme consejo.

Me gusta cuidar a mis suscriptoras, así que si aún no te has apuntado, puedes hacerlo desde este enlace y  también recibirás este ejercicio.

 

Olvidando el pasado.

Resulta demasiado frecuente encontrar personas que se han quedado atrapadas en una relación pasada, ancladas en el recuerdo cómo si no pasara el tiempo. Y ya sabemos que cuando recordamos volvemos a revivir y a sentir exactamente los mismos sentimientos de antes.

Por lo tanto, si en la actualidad te estás aferrando al recuerdo de una relación que no va a volver nunca más, no te estás dando la oportunidad de conocer a nuevas personas, ni te estás permitiendo olvidar ni sanar heridas, sencillamente porque no quieres.

Tienes un conflicto interno que has de resolver.

Las personas tenemos la capacidad de poder elegir cómo sentirnos. Por increíble que parezca, el hecho de estar bien a pesar de las circunstancias externas se encuentra en nuestras manos.

 

Resuelve tus conflictos, alinéate con lo que realmente necesitas y después ponte en marcha.

Cómo afrontaría una nueva ruptura sentimental.

Sé que cada separación o cada decepción van haciendo mella y dejan esa amarga sensación de fracaso, pero también sé que nunca dolerán cómo dolió la primera vez que me rompieron el corazón.

El primer desengaño amoroso te pilla con la guardia baja, no lo ves venir,  no calibras el peso de cada beso que se da ni cada palabra que se dice. Entregas sin medida y sufres después sin medida.

El primer amor importante se vive de forma distinta a todas las demás relaciones que puedas tener. Por lo tanto la primera decepción amorosa traumática también es la más dolorosa quizás de todas las que puedas llegar a vivir.

Y tomando esa premisa, cuando pienso cómo afrontaría una nueva ruptura, recuerdo que ya sobreviví a otras que me dejaron desolada.

No es que este amor de ahora sea menos profundo que el anterior, el amor que siento es real y el dolor que sentiría si algún día se termina también sería muy real, pero me pregunto, ¿si ya pude superar otras decepciones, que me hace pensar que no voy a superar esta?

Si me tocara vivir otra ruptura sentimental recordaría lo fuerte que soy, lo fuerte que he sido siempre. Recordaría todas las batallas que me han tocado librar y todo lo que he tenido que aprender para ser la mujer que soy ahora.

Lloraría todo lo que tuviera que llorar y no me reprendería por ello. Me rodearía de la gente que me importa, sería totalmente egoísta y buscaría aquellas amigas que me saben consolar en el momento que lo necesite, y a las que me saben sacar de mi desdicha en el momento en el que el cuerpo me lo pida.

Me tomaría mi tiempo para curar las heridas. No intentaría fingir ni escondería mi sufrimiento. No haría nada absolutamente que no sintiera que es lo que realmente deseo.

Dedicaría mucho tiempo a mi misma. Buscaría actividades que me alimentaran el alma y dormiría mucho. Leería hasta que se me cerraran los ojos, pasearía, iría al cine, practicaría meditación o yoga, que sé yo.

Lo que si sé, de lo que sí estoy segura, es de que tras una nueva separación saldría más fuerte y mucho más sabia. No miraría hacia atrás lamentándome por lo que pudo haber sido y trataría de ser consciente de lo que “si es”.

Intentaría ver la soledad como una nueva forma de felicidad y no perdería mi tiempo en analizar qué ha fallado, ahora no… quizás más adelante.

No buscaría culpables, no los necesitaría.

Una ruptura sentimental no es un contrato que se incumple, es el deseo de dos personas por permanecer unidas que en algún momento perdió su sentido.

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!