Coquetear es útil si sabes cómo.

Coquetear es útil, es divertido y es fácil. Por si no lo sabes, las personas coquetas suelen ser mucho más exitosas en todos los ámbitos de la vida que las que no lo son.

Las personas altamente seductoras conocen bien el arte del coqueteo y saben usarlo a su favor, ya sea en las relaciones personales, laborales o comerciales (fíjate en los vendedores que van a comisión, por ejemplo). Llevan el timón en las relaciones, y quién lleva el timón dirige el barco hacia el puerto que más les conviene.

Por eso es absolutamente imprescindible que le dediques un poco de tu tiempo a aprender los entresijos del flirteo. No hay nada más fabuloso para empezar a conocer hombres interesantes que un buen aleteo de pestañas, una sonrisa y una conversación entretenida.

saber coqueteoVarios de los buenos motivos que se me ocurren para coquetear serían

  • Porque el chico te gusta
  • Porque te hace sentir sexy,
  • Porque mejora tu vida social,
  • Porque te divierte y te sube la autoestima,
  • Porque quieres reavivar la pasión en tu pareja,
  • Por que aunque el chico no te interese en absoluto necesitas practicar…

Si sí, practicar. Ya sabes el dicho: la práctica lleva a la perfección.

Una buena seductora aprende a coquetear con seguridad practicando tanto como le sea posible: con el reponedor del súper, con el mecánico, con el vecino buenorro, con sus amigos, con el que saca al perrito a la misma hora que ella, con el cartero…el único límite es la imaginación.

Y los motivos por los que NO te aconsejaría coquetear son:

  • Darle celos a tu chico, dar celos a tu ex
  • Porque es el novio de una de tus amigas
  • Porque es un hombre casado
  • Porque por lo que sea ese hombre te da mala espina
  • Porque es  tu jefe

 

En fin, aquí cada cual pone su límite.

No hay nada absolutamente malo o bueno en las relaciones personales, solo trata de hacer aquello que esté acorde con tu forma de pensar y tus valores. Es la única manera de sentirte bien contigo misma.

Primer paso: conocerlo

Lo ideal es que piense que él te vio primero (que igual si que lo hizo). ¿Sabes el viejo truco de mirar a alguien cuándo no te ve? Pues eso, míralo durante un ratito y verás como se gira buscándote. Ese instinto de protección que tenemos los humanos es rarito, pero funciona.

Una vez se ha girado hacia ti, utiliza este otro truco que te cuento en este post. Eso hará que se acerque porque se quedará intrigado. Si no es así, espera un poco y repite la maniobra.

Si después de varias veces no se acerca puedes dar por sentado que no está receptivo y ahorrarte molestias. No hay que sentirse mal por esto, estás practicando y no sabes absolutamente nada de él, así que no intentes buscar explicaciones.

 

Segundo paso: la conversación.

Una conversación coqueta es relajada y tranquila. Si hablas de forma acelerada y nerviosa no vas a conseguir crear ese aire de misterio que deseas. Si no sabes muy bien de que hablar, escucha atenta y utiliza un poco de rapport para hacerlo sentir más cómodo.

Baja la vista en algún momento de la conversación que tu veas adecuado y vuelve a subirla inmediatamente después con una sonrisa.

Si la conversación se vuelve más juguetona y te sonrojas, no te preocupes en absoluto. El hecho de hacer sonrojar a una mujer es una de las cosas que más atrae a un hombre durante el flirteo.

El coqueteo no es momento para conversaciones profundas ni preguntas sobre  trabajo, política, dinero, salud o ex. Unas frases ingeniosas y divertidas es todo lo que necesitas ahora. No te compliques.

Coqueteando no se habla sobre trabajo, política, dinero, salud o ex

Tercer paso: lenguaje corporal.

Ya adelanté un poquito del lenguaje corporal en el post de las 20 señales de deseo más importantes que da un hombre. Pues igual que sirve para saber si están interesados o no, nos va a servir para coquetear con ellos.

Hay que tocar de forma muy sutil mientras habláis, partes neutras como los brazos o los hombros, incluso si quieres la rodilla, pero no te pases de ahí. Lo que verdaderamente debes procurar es que parezca que lo tocas de forma inconsciente, haciéndole entender que te sientes tan atraída hacia él que no pudieras apartar las manos, aunque tú y yo sabemos que no es así…

Míralo a los ojos pero sin demasiada profundidad (sonríe mientras lo haces), muestra el cuello, deja las muñecas a la vista o acaríciate suavemente para dirigir su mirada hacia donde tú quieras.

Gírale la muñeca para ver la hora en su

 

El coqueteo tiene que ser desenfadado y su principal objetivo es divertirse, soltarse y tomar confianza. Sabrás que vas bien encaminadas cuando la otra persona se vea cómoda, bromeando y sonriendo contigo.

Esto es algo fácilmente reconocible: si no sonríe, contesta con monosílabos y está como un búho girando la cabeza para todos lados no hace falta que te diga más… Despídete antes de que lo haga él.

Cuando las conversaciones son muy forzadas y no mantienen un equilibrio es porque algo no está funcionando. Aquí la picardía es un grado, y tú debes ser la primera en echar el vuelo.

Toma la experiencia como un juego para ir mejorando la técnica e ir cogiendo practica, aunque como dijo la actriz Catherine Deneuve:

 “El flirteo es como una píldora, nadie puede predecir exactamente sus efectos secundarios”

También te puede interesar