Quien más y quien menos los ha sentido alguna vez.

 

Los celos pueden aparecer en cualquier momento, hasta cuando más seguro y atado creías tenerlo todo dentro de una relación. Es un sentimiento tan dañino que puede destrozar a la pareja más consolidada si no se consigue poner un remedio.

 

Ocultan frustraciones, miedos y deseos inconfesables o desconocidos. Algunos dicen que son la máxima expresión del amor (por aquello de que sin celos no hay amor verdadero), pero lo cierto es que los celos se clavan en lo más profundo del corazón cuando los sientes, a veces sin saber bien por qué, y llenan de desdicha a  la persona que los soporta.

 

En el post de hoy vamos a intentar descifrar las claves de este sentimiento que tanto nos afecta.

 

1# ¿Qué son los celos?

 

Podemos definir los celos como la duda o la sospecha sobre la fidelidad de la persona que se ama.  Los celos vienen cargados de un excesivo sentido de posesión y desconfianza.

 

Es la forma que nuestra mente utiliza para defenderse contra el miedo a ser dañado o traicionado. Ocultan conflictos afectivos habidos en el pasado, inseguridad personal, baja autoestima, excesiva dependencia emocional, deseo de manipular o expectativas infundadas sobre la pareja.

 

2#¿Qué los provoca?

 

Los celos no siempre se manifiestan de la misma manera. Pueden ser desencadenados por muchas circunstancias, desde imaginar a tu pareja flirteando con otra persona hasta pillarlos in fraganti. Incluso la sombra de una vieja relación puede despertar el más amargo de los sentimientos si se empieza a imaginar más de la cuenta.

 

Provocar celos también suele ser un modo de llamar la atención de la pareja, y a menudo es utilizado erróneamente para mantener viva la relación.

 

3#¿Cómo los expresamos?

 

Hay dos formas de poder expresar la angustia que nos provoca los celos, una, camuflándolos para que no sea percibido por los demás y acumulando sentimientos de dolor, odio, envidia, complejo de inferioridad, desconfianza, resentimiento, culpa, etc.

 

Y la otra es la que surge al hablar sobre ellos cuando están en su punto más alto, a menudo con gritos o llanto. Otras simplemente lo hacemos dándole la espalda al conflicto, abandonando al compañero o utilizando la violencia.

 

4#¿Lo sienten igual hombre y mujeres?

 

Todos somos víctima de los celos, solo que hombres y mujeres reaccionamos de forma distinta.

 

A ellos les cuesta más reconocer que están sintiéndolos , pero no son inmunes. Entienden la infidelidad como un ataque a su orgullo u honor. Reaccionan enfadándose, rompiendo con su pareja  y en el peor de los casos utilizando la violencia.

 

En cambio nosotras tenemos tendencia a culparnos de lo ocurrido y buscamos la forma de intentar salvar la relación. Para una mujer importa más la trascendencia de la aventura si puede afectar a la estabilidad con su pareja y somos más curiosas que ellos con respecto a nuestras supuestas rivales.

 

5#¿Es normal sentir celos?

 

Los celos son considerados normales si aparecen a raíz de una «amenaza real» que afecta a la seguridad de la relación. Es una actitud totalmente lógica que surge para tratar de evitar que nos «quiten» a nuestra pareja.

 

Los celos se vuelven enfermizos o patológicos cuando se dan sin un motivo real. En general suelen venir acompañados de una visión totalmente distorsionada de la situación y con frecuencia se expresan de forma violenta.

 

6#¿Cuándo se vuelven un problema?

 

Los celos se vuelven un problema grave cuando no se consigue terminar con una pareja que sabes 100% que te está siendo infiel. Estos celos, si se soportan durante un largo periodo de tiempo terminan por destrozar la autoestima de cualquiera.

 

Los celos patológicos son aún más peligrosos. Pueden llegar en casos extremos a ser psicóticos o paranoicos, poniendo en grave riesgo la integridad física de la persona que los siente, de su pareja o de su «rival».

 

7# ¿Es un síntoma de inseguridad?

 

Bueno, no siempre. Si una persona es insegura en general, también lo va a ser en sus relaciones y esto a la larga se traducirá en celos. Pero también puede pasar que una persona con una alta autoestima se sienta afectada por ellos si observa en su pareja conductas que le hagan pensar que pueda estar con otras personas.

 

8# ¿Cómo puedes detectar a un celoso compulsivo?

 

A un enfermizo se le detecta fácilmente a través de su conducta. Por norma general intentará controlar tu forma de comportarte, de vestirte, cuáles son tus amistades, etc.

 

Estas personas suelen ser inmaduras, dependientes, posesivas y muy manipuladoras. Justifican sus celos como prueba de amor hacia su pareja. Sienten que su pareja les pertenece y pasan de la pasión y la entrega absoluta a la violencia con una facilidad pasmosa.

 

9# ¿Tienen cura?

 

Definitivamente si.

 

El primer gran paso es tomar conciencia del problema y buscar ayuda. Si no podemos evitarlos, al menos si podemos tratar de controlarlos e impedir que nos destruyan la vida.

 

10# ¿Qué puedo hacer para solucionarlos?

 

En primer lugar hablando con tu pareja y haciéndole saber cómo te sientes, tanto si eres tú la que siente los celos como si eres la que los padece. La comunicación es clave.

 

Comunícate con él de forma asertiva y pídele que te ayude.

 

La seguridad y la confianza en la pareja desarma todos los celos y hace que disminuya la angustia.

 

Arroja un poco de luz sobre el problema y analiza por qué estás sintiéndolos. ¿Es una dinámica en tu comportamiento o es causado por una circunstancia concreta?

 

Comprométete contigo misma y trabaja en modificar tu conducta. No basta con pretender que tu pareja sea la que cambie.

 

No husmees en los asuntos de tu pareja. Esto se traduce en no mirar su teléfono sin su permiso o leer sus correos a escondidas. Si tu imaginación suele volar en torno a lo que hace o deja de hacer cuando no está contigo siempre vas a encontrar motivos que te hagan desconfiar.

 

Recuerda lo que te hizo enamorarte de tu pareja y lo que te hizo elegirla, esto hará que vuelvas a recuperar el sentimiento de confianza que teníais al principio.

 

No podemos evitar que nos engañen o nos traicionen, el amor siempre viene acompañado de riesgos e imprevistos, pero lo cierto es que las parejas que pactan exclusividad y fidelidad mutua consiguen aumentar su confianza y los conflictos provocados por los celos disminuyen de forma considerable.

 

Realmente el dolor de creerse engañada, traicionada y reemplazada por otra persona es uno de los dolores más insoportables que puedes sufrir en una relación amorosa. Reconocer el problema y buscar información para ponerle remedio son las armas más efectivas para evitar que tu pareja termine rompiéndose a causa de este sentimiento tan corrosivo.

 

 

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!