El porqué de estas llamadas y mensajes.

El tema de las llamadas y mensajes de madrugada es objeto de algún que otro quebradero de cabeza para muchas mujeres que se preguntan por qué una y otra vez acaban en relaciones esporádicas que poco a poco van degenerando y quedando en nada.

Recibí muchas de estas llamadas durante el tiempo que estuve en mi relación de amigos con derechos y sólo después de haber acabado con ella pude ver la enorme diferencia que hay entre acceder y mover cielo y tierra para facilitar un encuentro exprés y negarme a hacerlo.

Los beneficios ciertamente son múltiples. En el momento en el que dejé de sentirme halagada y afortunada por que me buscara, fuera la hora que fuera, dejé de sentirme mal conmigo misma y empecé a poner por delante de cualquier otra cosa mi dignidad y mi amor propio.

Vamos a ver el punto de esta historia: Viernes 5-6 de la madrugada. Has salido con tus amigas, tu amigo/amante/pretendiente ha salido con los suyos y de pronto recibes un mensaje (en menor proporción llamadas ya que implica dar más la cara) para quedar en algún sitio en el que podáis estar a solas y tener sexo.

Porque no te engañes, el objetivo es tener sexo. No es que te extrañe o no pueda vivir sin ti, de ser así te propondría quedar antes de haber quemado el último cartucho de la noche.

Esto nos pasa a muchas mujeres. Saltamos de alegría al recibir este tipo de proposiciones y pensamos que el subconsciente le está traicionando y que el alcohol o la soledad le hacen aflorar sus verdaderos sentimientos. Pero la verdad es que no tiene por qué ser así.

Podemos observar que hay razones de fondo bien distintas en este tipo de conducta:

  1. Te llama de madrugada días, semanas o incluso meses después de que tú hayas cortado la relación con él: no ha podido olvidarte y aquí sí que la mezcla de alcohol, desesperación y soledad pueden haberle dado la dosis de valor que necesitaba para llamarte.
  2. Es tu pareja y os veis con frecuencia pero ese día ha salido con sus amigos o compañeros de trabajo: demuestra que está totalmente volcado en la relación y que quiere verte antes de acabar la noche.
  3. Te llama de madrugada los viernes o sábados (no todos) después de haberte dicho o demostrado por activa y por pasiva que no quiere una relación: la noche no se le ha dado bien (lo que implica que no fuiste su primera opción) y encuentra en ti la forma más fácil de obtener lo que quiere.

 

Sé que es duro de asimilar y que lo más bonito, romántico y fácil para nosotras es pensar que en el fondo, y aunque durante el resto de semana apenas recibimos un triste saludo y siempre seamos nosotras las que damos el primer paso, algo sienten. Pero la realidad es bien distinta.

Estamos aquí para aprender a iniciar relaciones de pareja sanas, y aprender también implica no engañarse a una misma, ser objetiva, ver la realidad en toda su dimensión y actuar en consecuencia.

Aceptar una y otra vez este tipo de conducta con la esperanza de que algo cambie sólo te va a llenar de frustración y dolor al ver que las cosas no son como esperabas.

Para cambiar esto que no te gusta, debes ser consciente de que la forma en que respondas determinará en gran parte que la relación vaya por la dirección equivocada o que vaya por el camino que tú deseas, buscas o necesitas.

Reglas del juego.

Digo juego porque hay que saber adaptarse y nosotras también sabemos jugar y ganar partidas. Solo hay que estar bien pendiente de las señales y evitar que nos hagan trampa 🙂

  1. Si buscas una relación más comprometida porque el hombre te gusta de verdad y sientes que podríais llegar a algo más, tienes que volcarte en conseguir que, aparte de la atracción física, el respeto, el afecto y la confianza sean la base de vuestra relación.
  2. Si tienes claro que ese hombre te gusta para tener sexo ocasional y poco más, disfruta sin remordimientos, sin agobiarte por si llama o no y sin pensar si puede estar con alguien más.
  3. Tú diriges. Si te apetece tener sexo ese día aceptas o vas a ser tú quien lo busque y si te llama y no te apetece te vas a negar.
  4. No hay obligación alguna de complacer a nadie ni mucho menos de mostrarte disponible a todas horas.
  5. No se atienden llamadas a horas intempestivas ni se sale corriendo al encuentro de nadie sólo porque se piense que es la única oportunidad de verlo en toda la semana, mes, año o siglo.
  6. Si de verdad le gustas tiene toda la semana para llamarte, intentar conquistarte y quedar contigo para hacer lo que queráis (que no sea exclusivamente tener sexo, obviamente).
  7. Si recibes llamadas y mensajes a altas horas de la madrugada con el único fin de tener un rato de pasión, una de dos: o no se atienden hasta el día siguiente o se dice algo cómo: «ups, me lo estoy pasando genial, todavía me queda muuuucho rato de estar de fiesta ;)»  Y ahí termina la conversación.

Las llamadas y mensajes del tipo «vamos a disfrutar sin pensar en el mañana» se pueden alargar durante años si ninguna de las dos partes pone inconvenientes. Y siempre que no vayas a sentirte mal después ni vayas a pasar el resto de semana triste y sola llorando por una actitud fría e indiferente, estará perfecto.

Pero si aceptas este rato de intimidad como vía para llegar a una relación más comprometida y estable, déjame decirte que difícilmente lo vas a conseguir, pues estás sacrificando un beneficio a largo plazo por una satisfacción momentánea.

Aquí te dejo el enlace a un artículo de Cosmopolitan que me pareció muy divertido, espero que a ti también te lo parezca.

Ah…una última premisa: si juegas bajo sus reglas acabarás perdiendo el juego sin remedio.

¿Tú qué opinas?

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!