Espantar o atraer.

 

“Llegaré a París mañana por la noche, no te laves”

 

Esta es una de las más conocidas frases de las cartas que Napoleón enviaba a su esposa Josefina, y nos dan un claro ejemplo de la importancia del aroma como arma de seducción.

Afortunadamente ciertos gustos y costumbres han pasado a la historia, y hoy, ducharse a diario es la regla de oro de la seducción.

Creo que a ninguna se nos ocurriría salir dos veces con un hombre que llegue a las citas con olor a clase de gimnasia. Pues a ellos seguro que tampoco.

 

No debes subestimar el poder que un olor corporal tiene a la hora de causar una primera impresión en un hombre. Lo puedes atraer o lo puedes espantar para siempre.

 

Obligatoriamente hay que oler bien, y un olor fresco y limpio es uno de los mejores olores que puedas conseguir. Cuida mucho la higiene para mantener controlado este tema.

Demasiado perfume resulta desagradable y además dicen que camufla por completo las feromonas naturales.

Para las que no estén al tanto de lo que son las feromonas, son unas sustancias químicas que el cuerpo segrega y que al percibirlas a través del olfato hacen que te acerques de forma instintiva a la persona que capta tu atención.

Esto funciona a nivel hormonal y hay personas que lo segregan más que otras, aunque también existen en el mercado perfumes con feromonas de laboratorio que prometen aumentar las posibilidades de éxito a la hora de desplegar tus encantos. ¿Será?

Aunque no hay que echar las campanas al vuelo, ya que estos productos sólo sirven a modo de pequeño empujón, porque al parecer sólo funcionan si a la otra persona ya le resultas algo atractiva.

 

El poder de las feromonas.

En cierta ocasión que una de mis amigas y yo estábamos de compras nos dieron a probar con unos de estos perfumes que contienen feromonas y curiosamente al llegar a la oficina mi jefe se quedó mirando fijamente y me dijo: “pero que atractiva estás hoy”.  En fin… hay veces que las cosas no salen como una quiere jaja.

Nunca más me lo volví a poner…hay cosas con las que es mejor no jugar.

Lo verdaderamente importante es saber que un olor es capaz de evocarnos tanto buenos como malos recuerdos y que podemos asociarlos a personas y momentos concretos.

Nada mejor que conseguir una fragancia especial con la que te identifiquen y  haga que te piensen durante mucho tiempo…Quien sabe si para toda la vida.

Aún recuerdo cuando un chico con el que salía me confesó entre risas que creía oler mi perfume por todos sitios. “Estoy perdiendo la cordura, todas las mujeres huelen a ti” me decía.

En cuanto a la hora de perfumarse cada cual tiene su truco. Hay quién lo vaporiza en el aire y después camina sobre la bruma para que el aroma se impregne en la ropa.

Yo prefiero ponerlo en lugares con más movilidad y donde se aprecia con más fuerza la presión sanguínea, como detrás de las orejas y el interior de las muñecas.

Además me encanta cuando se acercan a oler mi cuello o cogen mi mano para oler mi muñeca, para mí es uno de los gestos más sensuales que pueda hacer un hombre.

 

Ya lo dijo Cocó Chanel: «Perfúmense donde quieran ser besadas».

 

¿Te ha ocurrido alguna vez que el olor de un hombre haya sido el protagonista de la cita y has salido huyendo porque no podías soportar su mal olor? o por el contrario, ¿el chico olía tan bien que no has podido concentrarte en otra cosa?

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!