Todas en algún momento de nuestra vida nos hemos encontrado con hombres emocionalmente inaccesibles, aunque puede que ni siquiera cayéramos en la cuenta de que el problema de que la relación no funcionara no recayera en nosotras, si no en que habíamos puesto todas nuestras esperanzas en la persona equivocada.

Un hombre emocionalmente inaccesible puede ser frío, irresponsable, inestable, desenamorado o egoísta. Tiene problemas para relacionarse con los demás o es incapaz de comprometerse o ser fiel. Es reservado y a veces parece que cuanto más cariño y apoyo le ofreces, más se retrae.

En cualquier caso, respondemos de forma positiva ante este tipo de hombres porque en nuestro fuero interno tenemos la convicción de que podemos ayudarlo, que tenemos la voluntad y la capacidad de mejorar su vida, y en ello ponemos todo nuestro empeño.

Los hombres emocionalmente inaccesibles pueden decirte sin pestañear que nunca han conseguido enamorarse, lo que a nuestros oídos se convierte en todo un reto. La sola idea de ser la mujer que por fin lo conquiste suena excitante y sin duda es un aliciente que muchas mujeres no pueden pasar por alto.

Idas y venidas

La cosa se complica cuando te das de bruces con la realidad. Un hombre que es incapaz de dar muestras de cariño (mucho menos de amor) no es lo que en tus más profundos sueños deseas, pero una mujer dependiente y necesitada de afecto tratará de desconectar de la situación real y centrarse en conseguir lo que espera de la relación para poder seguir adelante.

El objetivo final es cambiarle y ayudarle a reconducir su vida. Da igual cuánto esfuerzo sea necesario por nuestra parte.

He comentado en otras ocasiones que un hombre estable, que se esfuerza por mantener una relación sana puede resultar aburrido. En cambio un hombre que a veces parece interesado pero que no revela sus sentimientos, es un vaivén de emociones continuo.

Un día parece que te adora y al día siguiente está agobiado, sin espacio. Necesita desintoxicarse de ti y de todas tus atenciones.

Y ahí aparece de nuevo la incertidumbre, el no saber en qué se ha fallado. Echas mano de toda tu comprensión, tratas de entender su postura y buscas otra estrategia, una para que al fin se de cuenta de cuánto te necesita y vuelva a ti.

Un subidón de adrenalina en toda regla.

¿Amor desinteresado u obsesión?

Una relación de este tipo es un sin vivir. Es una angustia constante que va a repercutir de forma directa en tu salud y en tu autoestima.

Tratar de “rehabilitar” a un hombre emocionalmente frío puede llegar a convertirse en una obsesión. “Te cuido para que me quieras”, ” Si me necesitas no me dejarás”. Estas suelen ser las premisas de una mujer adicta a las relaciones condenadas al fracaso.

 

Un hombre emocionalmente inaccesible no busca necesariamente que alguien lo salve. Tal vez esta forma de relacionarse es la que aprendió desde niño, no es tarea tuya ahondar en su pasado ni en su mente buscando soluciones. Si una persona quiere cambiar y necesita ayuda, la va a pedir y va a iniciar el proceso por sí mismo.

 

Mi consejo: céntrate en tus propios problemas. No hay nada menos seductor que una mujer que trata de solucionarte la vida. Por supuesto que a todos nos resulta cómodo tener a alguien entregado en cuerpo y alma a agradarte la existencia, pero rara vez terminamos enamorados de ella.

Pasos para la recuperación.

El término “hombres emocionalmente inaccesibles” aparece en el libro “Las mujeres que aman demasiado”,  y en él la autora da una serie de consejos para evitar caer y recaer en relaciones nefastas con hombres que poco o nada pueden ofrecer (sentimentalmente hablando).

Paso a mencionarte 5 pasos que a mi entender son los más relevantes.

  1. Busca ayuda: bien sea a través de libros de auto ayuda o de consultas con expertos. La cuestión es dar el primer paso, extender la mano para que la recuperación se ponga en marcha.
  2. Haz de tu recuperación tu prioridad número 1: Tú eres tu prioridad y necesitas un compromiso total contigo misma. Piensa que todos los esfuerzos que realizaste no sirvieron para cambiarlo a él. Esto te dará el impulso para empezar a cambiarte a ti misma.
  3. Deja de manejar y controlarlo todo. Si realmente quieres ser útil renuncia ahora mismo a solucionar sus problemas y ayúdate a ti misma. Verás que alivio.
  4. Enfrenta con coraje tus propios problemas y defectos: Examina a fondo tu vida actual. Anota lo que te hace sentir bien y lo que te hace sentir incómoda o infeliz. Haz listas de ambas cosas prestando especial atención al pasado y reescribe tu historia. ¿Cómo te gustaría que fuera tu vida?
  5. Vuélvete egoísta: Eso sí, practica el egoísmo sano. Coloca tus deseos, tu trabajo, aficiones, planes y actividades en primer lugar. Cumple con ellos antes y no después de que estén satisfechos los deseos de los demás.

 

Como observación final quiero recordarte que estos 5 pasos conllevan un riesgo. Al iniciarlos la relación mejorará o terminará, pero nunca volverá a ser la que era.

Si estás dispuesta a mejorar la calidad de tus relaciones empieza con ellos hoy mismo, y si no, acepta a tu pareja tal y como es. Ten claro lo que puede y no puede darte.

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!