Estoy segura de que a todas nos gustaría tener un sexto sentido para saber si un hombre tiene o no tiene interés en nosotras como pareja. ¿No crees?

En ocasiones, la otra persona deja muy claro su falta de interés, pero seamos sinceras, cuando alguien nos gusta mucho perdemos la objetividad.

Hay gestos y actitudes muy evidentes, entre las que podemos destacar caras serias, miradas de desprecio o palabras ofensivas. Estas señales no se nos suelen escapar, pues son demasiado obvias. Pero hay otras, mucho más sutiles, que nos cuesta distinguir.

En realidad, el principal problema está en que no queremos darnos cuenta, porque lo que realmente deseamos es estar con esa persona.

Es totalmente normal, buscamos las señales positivas, obviando las negativas. Pero si quieres ahorrarte semanas o meses de incertidumbre, con su correspondiente desengaño, es mejor abrir bien los ojos y tratar de ser lo más objetiva posible.

 

EFECTO SORPRESA.

Una de las formas en los que podemos apreciar si una persona está interesada en nosotras o no, es con los encuentros por sorpresa.

Si al encontrarte de forma fortuita al hombre que te gusta, éste intenta pasar desapercibido o hace como que no te ve, no te engañes. Tiene cero interés en hablar contigo.

Si no se para, cuando intentas saludarlo; notas que tiene prisa; no se posiciona frente a ti y mantiene el gesto de irse con el cuerpo o con los pies, también es una señal de falta de interés.

Si le gustaras y realmente tuviera prisa, aprovecharía la ocasión para hacerte saber que en ese momento le es imposible pararse, pero que te llamará para quedar y poder acabar la conversación.

Despedirse con un “ya hablaremos”, o “ya nos veremos” indica un interés muy bajo. Es sinónimo de no querer concretar un encuentro.

Otro supuesto. Si, aunque se pare a hablar contigo, pone algún objeto por delante en forma de barrera o escudo, también nos da una idea de que esa persona no está interesada en entablar una conversación contigo. Se está protegiendo, poniendo distancia entre ambos.

En un encuentro por sorpresa es mucho más fácil darse cuenta si despertamos o no algún tipo de interés en la otra persona, pues no hay nada premeditado ni estudiado. Los gestos son mucho más espontáneos, al menos en la primera reacción.

En cambio, en una cita programada, podemos fingir y dar falsas muestras de interés si nos lo proponemos.

 

INTERÉS AL HABLAR.

Si se cruza de brazos al hablar, te está diciendo que no quiere abrirse a la conversación. Es un gesto muy evidente de falta de interés.

En general, todo lo que sea cruzar los brazos por delante del cuerpo (por ejemplo: para acariciarse el pelo, rascarse el hombro opuesto, tocarse el otro brazo, etc.) indica rechazo.

Bajar la mirada o desviarla al hablar contigo también es un indicativo de desgana. Dicho de otro modo, no tiene el menor deseo de quedarse a intercambiar opiniones contigo.

El tono de voz también expresa emociones de todo tipo. Si te contesta con monosílabos, si habla con la voz demasiado baja o si es seco y cortante con las palabras, también te puede dar una idea de que su interés es prácticamente nulo.

Ojo, no confundamos a una persona seca y cortante, con otra tímida.

Para distinguirlo, tienes que tomar la iniciativa, hacerle preguntas y tratar de sacar conversación para ver cómo reacciona. Si ves que responde bien y que además agradece el gesto porque le das posibilidad de abrirse e interactuar contigo, inequívocamente es un hombre tímido.

Tenemos que ser observadoras y estar atentas a los detalles. Observa si hay tensión en la mandíbula, si mantiene una falsa sonrisa, si hay signos de rigidez en su cara y en su cuello, etc.

La posición de la cabeza también es un buen indicativo. Una cabeza que se mantiene todo el tiempo recta y rígida indica que tiene ganas de salir de allí. Una cabeza ladeada al hablar indica que está a gusto hablando contigo.

Si no hay interés por su parte, también podrás notarlo al acercarte a él o tratar de tocarlo. En ese caso pondrá barreras, dará pasos atrás para mantener la distancia o echará el cuerpo hacia atrás evitando el contacto.

 

LLAMADAS Y MENSAJES.

Hay hombres que, aunque parezca mentira, nunca van a decirte que no le interesas. Cogen el teléfono o responden a los mensajes por inercia, por amabilidad o porque no saben decir que no.

Si siempre eres tú quien lo llama y si siempre eres tú la que propone las salidas, aunque te conteste de forma amable y diga que sí a las citas, no hay un interés real.

Un hombre interesado en conquistarte llamará sin necesitar un motivo, te querrá ver seguido y no esperará a que seas tú quien lo haga para tener noticias tuyas.

 

Es el tiempo que pase entre llamada y llamada lo que te dará pistas sobre su grado de interés.

 

En los mensajes, es un poco más complicado detectar esa falta de interés, pues se pierde mucha información al no haber contacto visual ni poder escuchar la entonación de nuestro interlocutor.

Pero a grandes rasgos, si tarda mucho en contestar al mensaje; siempre espera a que tú inicies la conversación; lo ves en línea, pero no te contesta; sus frases son muy cortas y jamás te hace una pregunta, tampoco existe interés.

El factor tiempo es muy importante. ¿Cuánto tarda en contestar a una llamada, correo o mensaje? Cuanto más tarde en hacerlo, menos interés tiene por la relación.

En resumen, en las relaciones en las que el interés y la atracción son mutuos, todo fluye más rápido. Todo es más fácil.

Si una relación se vuelve complicada porque no hay forma de arrancarle una cita en persona o las cancela en el último momento; si siempre parece estar ocupado, solo te busca en días muy concretos o sólo queda contigo cuando hay sexo de por medio, debes tener claro que no estás entre sus prioridades.

También te puede interesar