El amor no tiene nada que ver con lo que esperas recibir, si no con  lo que esperas dar,  que es todo.

 

Esta frase se encuentra en  la autobiografía de Katherine Hepburn, en la parte donde cuenta su tormentosa relación con Spencer Tracy, del que dicen nunca dejó a su mujer legítima a pesar de estar 26 años al lado de la famosa actriz.

Yo era aún muy joven y en mi mentalidad romántica y nada práctica de aquel entonces la frase me pareció absolutamente maravillosa y deseé poder algún día amar del mismo modo, entregando el corazón sin esperar nada a cambio. Al más puro estilo del cine romántico de los 40.

Años después la frase me sigue pareciendo increíblemente bella, pero no barajo en absoluto la posibilidad de estar dándolo todo a cambio de nada…a la vez que me plantea la duda de porqué mujeres tan exitosas aceptan este tipo de relaciones a medias. Pero eso es otro asunto.

Me pregunto entonces ¿el amor no tiene nada que ver con lo que esperas recibir? ..¿Tenemos suficiente con amar  y ser amado puede pasar a un segundo plano? No lo creo, en parte siempre se espera algo a cambio de tanta entrega.

 

Para que una relación funcione de forma sana y equilibrada ambas partes deben dar y recibir al 50%,  de lo contrario el desgaste emocional en la persona mas entregada está garantizado.

 

Por supuesto no me estoy refiriendo para nada a la parte material ni hace falta ir contabilizando cuanto aporta cada uno a la relación como si de un negocio se tratara.  No me considero de ninguna manera interesada en este aspecto. Si doy amor necesito recibir amor, y si doy respeto espero ser respetada (por mi propio bien).

De forma natural las personas damos amor desinteresadamente. El problema llega cuando una de las partes no participa en el intercambio amoroso y aún así la otra continúa besando el suelo por donde pisa, pone toda la carne en el asador y al final…se quema. Amar demasiado siempre pasa factura.

En cambio, cuando los dos integrantes de la pareja demuestran el mismo interés en que la relación funcione todo se vuelve mucho más fácil.

Amar demasiado y gratitud.

Desafortunadamente comprobé que en el juego del amor el ser humano puede ser muy desagradecido, básicamente porque amor y gratitud son sentimientos totalmente diferentes.

Muy a menudo, cuándo damos amor a manos llenas y de forma desmedida,  la persona amada se siente asfixiada, no es capaz de soportar tanta carga y se ahoga pensando que ser el pilar de la felicidad de otra persona es una responsabilidad demasiado grande.

Logramos así el clásico “no eres tú soy yo”… “ mereces alguien mejor que sepa hacerte feliz”….. y así toda la lista de frases hechas que queramos añadir.

Con esto no sugiero que por miedo a ser engañada te cierres a sentir y a disfrutar del amor plenamente, lo que aconsejo es no cerrar los ojos a la realidad para poder distinguir objetivamente si la persona que está a tu lado está sintiendo lo mismo que tú. No es lo mismo corresponder a un amor que dejarse querer.

Si te dicen que mereces alguien mejor lo más probable es que su amor no sea  igual de fuerte que el tuyo. ¿Acaso ves lógico que una persona que rebosa amor por los cuatro costados y es correspondido por su pareja decida marcharse para ceder su lugar a alguien hipotéticamente mejor? Francamente, salvo fuerzas de orden mayor, muy normal no es.

 

La pareja que tenemos es un reflejo de nosotras mismas, de cuánto nos valoren y que tan bien nos traten depende del grado en el que nosotras también nos valoramos y nos respetamos.

 

Reconoce en ti a una mujer única y aprende a recibir amor en la misma medida que aprendiste a darlo. No te conformes con alguien que pudiendo darte todo te mantiene a su lado a base de migajas.

Ten por seguro que se puede ser responsable con una misma y seguir estando enamorada.

 

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!