Disponibilidad y fracaso

Hoy quiero hablar de un tema muy descuidado, pero muy importante en seducción: la disponibilidad.

El mostrarme siempre disponible fue una de mis asignaturas pendientes durante mucho tiempo, sólo que aún no tenía ni idea de cuánto me estaba perjudicando.

Veamos, el estar siempre dispuesta para quedar, no negarte jamás a una cita o andar como loca buscando alguien con quien salir, es lo equivalente a no tener vida propia, y eso no seduce.

Puede que únicamente te muevan tus deseos de salir y divertirte, pero proponer salidas a todas horas a un hombre que acabas de conocer, huele un poco a desesperación.

Casos en los que hay que poner el freno.

En este otro post expliqué cuales eran los principales errores que cometemos en los inicios de una relación (nunca está de más recordarlos), pero ahora vamos a ver en qué casos es conveniente poner el freno y mostrar poca disponibilidad.

  1. Cuando has sido tú la que le ha llamado las últimas 33 veces para quedar y no ves que él tenga ninguna iniciativa.
  2. Cuando notas que pone poco entusiasmo y queda contigo por puro compromiso.
  3. Cuando recibes una invitación de última hora: esto significa que eres el último recurso. Probablemente haya estado buscando a otras personas con las que hacer planes y al no encontrarla te llamó a ti, porque intuye que no te negarás.
  4. Cuando los planes que tiene se basan únicamente en tener sexo contigo. Ya he dicho en otras ocasiones que tener sexo está muy bien, pero si tus pretensiones son llegar a tener una relación saludable y comprometida, también tenéis que hacer otro tipo de actividades. Vuestras salidas no deben reducirse a sexo.

 

Ya sé que cuesta negarle una cita al chico que te gusta, pero a veces es absolutamente necesario.

Cotiza al alta.

Las personas que no tienen actividad se vuelven muy demandantes y pasan el día contando los minutos, esperando una señal del hombre que la saque de su monotonía. ERROR con mayúsculas.

Esto es contraproducente por dos motivos principales:

  1. Estarás ansiosa todo el tiempo y sentirás la necesidad de escribir o llamar más de lo normal, perdiendo gran parte de tu salud y tu atractivo.
  2. Al llamarlo más de lo normal conseguirás agobiarlo y que te esquive a la menor oportunidad. Ante la duda, recuerda este post de llamar o esperar antes de dar el paso.

 

La mejor solución al exceso de disponibilidad está precisamente en mantenerte ocupada. De nada sirve inventarte excusas y planes alucinantes si luego te vas a quedar en casa deprimida. Nada de hacerse la interesante, sé interesante.

 

Busca actividades que te gusten y comprométete con ellas. De ese modo, tus amigos y pretendientes sabrán que tienes una vida plena, que te gusta y que tu prioridad no es salir corriendo cada vez que recibas una llamada.

Haz planes con tus amistades y no los anules así llueva, nieve o relampaguee. Por supuesto nada de anular planes porque el hombre que te gusta ha venido a última hora con una propuesta mediocre.

Necesitas demostrarte a ti misma que puedes ser una mujer a la que los hombres tengan que buscar y reservarle con tiempo una cita. Una vez que empiezas a respetar tus prioridades, la gente también empieza a valorar el tiempo que les dedicas.

Pon a prueba tu voluntad de cambio y empieza a decir que no a planes que no te convencen, a personas que te buscan casi como si te hicieran un favor y a hombres que te utilizan y se acuerdan de ti cuando no tienen otras alternativas.

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!