Para muchos hombres, las demostraciones de amor en público son la última barrera a traspasar antes de formalizar una relación. ¿Por qué?, te preguntarás. Pues porque darte un beso, abrazarte o caminar contigo de la mano a ojos de todo el mundo es demostrar abiertamente que sois pareja, que ya no está el mercado y que su soltería ha terminado.

Un proceso difícil de digerir para algunos, sobre todo si suele tener éxito con las mujeres.

 

Las demostraciones de amor públicas no surgirán mientras no esté totalmente seguro de sus sentimientos y del paso que está a punto de dar.

 

Si en privado es todo amor contigo, pero en público se retrae, no te aceleres y sigue leyendo porque voy a darte unos cuantos consejos para que esto deje de ser un problema entre vosotros.

¿Cómo conseguir demostraciones de amor en público?.

Muchos hombres no se sienten cómodos con los gestos cariñosos cuando hay gente delante, bien porque no están acostumbrados o por considerarlos un signo de cursilería y debilidad.

Aquí no hay terapia de choque. Si quieres que demuestre públicamente lo mucho que te quiere, no tendrás más remedio que ser paciente y dosificar tus propias muestras de cariño delante de los demás, de lo contrario puede llegar a sentirse ridículo e incluso presionado a corresponderlas y las va a rechazar.

Por lo tanto, nada de comértelo a besos “para que se acostumbre” cuando claramente te está demostrando que no le apetece.

Vamos a ver unas cuantas pautas para lograr que se relaje con el tema y se suelte delante de los demás.

Pautas.

  • Mantén la calma, las demostraciones de amor públicas irán evolucionando a medida que lo haga la relación. No tienes que andar detrás de él pidiéndoselo ni hay necesidad de exigir algo que debería surgir de forma natural.
  • Ve poco a poco, tómalo de la mano de vez en cuando cuando pasees a su lado. Un buen pretexto para cogerle de la mano sería al cruzar alguna calle con tráfico. Procura que sea un gesto breve y que parezca que lo haces de forma inconsciente. Cruzas la calle y le vuelves a soltar suavemente.
  • Bésalo al saludarlo y despedirlo. Después ve intercambiando besitos pícaros de vez en cuando, pero no lo atosigues. Por muchas ganas que tengas de achucharlo y demostrar a todo el mundo cuánto te gusta tu chico, controla tu efusividad por el momento.
  • Recuerda que no puedes imponer tu voluntad y “obligarle” a aceptar algo que por el momento, no quiere. Lo más apropiado es ir despacio, observando que se siente cómodo con pequeñas muestras de cariño antes de subir el nivel.
  • Si crees que el motivo de que no quiera besarte en público es que pueda sentir vergüenza al pensar que os están mirando, no te preocupes. Cuando se de cuenta de que un abrazo, un beso o una caricia entre parejas es algo de lo más común y que a nadie le importa lo que estéis haciendo, terminará por aceptarlo como algo natural e incluso será él quien lo pida.

La clave como siempre, está en ser paciente y respetuosa, demostrándole que te hace feliz que te demuestre su amor pero que no tienes prisa.

Señales de alerta.

Si cuando hay gente delante cambia totalmente su comportamiento contigo, evita siempre los sitios concurridos o se muestra distante hasta el punto de parecer que sólo sois amigos, empieza a sospechar seriamente.

 

Habla con él, dile cómo te sientes cuando se muestra tan frío contigo y cuánto te gustaría recibir sus demostraciones de amor sin tener que reprimirte porque haya gente delante. Si aún así, te vuelve a poner excusas y continúa con la misma actitud de no querer que os vean en actitud cariñosa, no creas a pies juntillas todo lo que te dice, porque para un hombre enamorado no hay mayor motivación que hacer feliz a su pareja.

 

Puede que el verdadero motivo de tanta negativa sea que no quiere que lo vean y eso, desde luego, no implica nada bueno. Es posible que esté saliendo con alguien mas, que haya alguna ex que no se saca de la cabeza o que realmente no sienta por ti lo que tiene que sentir, en cuyo caso, deberías tomar una decisión en firme y romper con él. ¿No crees?