Decir NO puede no resultar tan fácil como parece.

Se trata de una simple palabra, pero para muchas personas decir NO, supone perder el aprecio de la persona que quiere e incluso conseguir que se vaya definitivamente.

Claro que esto sólo está en su cabeza, pero ese pensamiento resulta tan real que no se atreven a dar un NO y arriesgarse a perder aquello que tienen.

Entiendo que cuando estás empezando una relación, vas con pies de plomo por miedo a fastidiarlo todo, pero ten en cuenta que negarte a algo con lo que no estás de acuerdo o expresar tus deseos y opiniones abiertamente no va a hacer que un hombre se vaya de tu lado.

 

Ningún hombre en su sano juicio te dejará por defender tus principios, y si lo hace te estará haciendo el gran favor de tu vida ahorrándote meses o años de pena y sufrimiento.

 

Decir SÍ cuando en realidad quieres decir NO, crea graves conflictos internos porque accedes a cosas que están fuera de tus valores o que no te apetecen por el simple hecho de no contrariar a los demás, por miedo a su reacción o por sentirte intimidada ante la presión.

Como ejemplo puedes fijarte en algunos vendedores y comerciales que usan técnicas de venta muy agresivas y aprovechan la dificultad para negarse de algunas personas vendiéndoles algo que en realidad no necesitan. Estas personas compran y luego se sienten culpables o en el peor de los casos, engañadas.

Por lo tanto, no hay que comulgar con todo lo que te pidan para ganarte el amor de nadie. Los hombres tienen una especie de sensor que detecta perfectamente cuando una mujer está haciendo algo en contra de sus propios deseos para complacerlos, y actuar de esta forma sólo puede dar lugar a dos cosas: que te pierdan el respeto y se vayan por donde han venido, o que se aprovechen de ello. (Depende del nivel de conciencia del hombre en cuestión).

 

Técnicas para decir NO

 

Para evitar que puedas sentirte contrariada o intimidada a la hora de negar algo a otra persona, voy a enseñarte dos técnicas muy sencillas para aprender a decir no con asertividad y sobre todo efectividad.

 

 # 1 Banco de niebla:

Es una técnica que se basa en aceptar parte de la crítica que recibimos cuando nos estamos negando a algo, pero evitando responder a la misma de forma defensiva o reactiva.

Si recibes una crítica, acéptala sin reparos, pero no te centres en ella. Hazle ver a la otra persona que estás de acuerdo en algunos aspectos de lo que te dice, pero sigue en tu postura.

Vamos a verlo con un ejemplo: Sales con un chico, lo pasáis genial, hay complicidad, hay risas, hay besos y él se acelera y quiere tener sexo, pero tú no estás segura de dar el paso. Le dices que no, que aún no lo conoces lo suficiente (o el motivo que quieras darle) , y él te responde “No seas mojigata, ambos somos adultos y lo deseamos. No hay nada de malo en tener sexo”

La forma en la que puedes negarte sin crear un conflicto entre ambos es decirle: “Es cierto, a veces soy un poco mojigata y por supuesto sé que no hay nada de malo, pero aún no me apetece dar ese paso”

Amén.

 

# 2 Técnica del disco rayado:

Como su propio nombre indica, consiste en repetir una y otra vez lo que quieres hasta que consigas ser escuchada.

Es otra de las formas que existen para poder decir no sin que la otra persona se sienta ofendida y sin que tú tengas que dar prioridad a los deseos de los demás por encima de los tuyos propios.

Por ejemplo: en la misma línea del ejemplo anterior, él insiste en tener sexo pero tú no lo tienes tan claro. Te invita a su casa para terminar allí la noche y tú prefieres irte a la tuya, solita y a descansar.

A la frase “No seas aburrida, mira que todavía queda noche y podemos pasarlo muy bien juntos” tú respondes, “Sí que podríamos pasarlo bien, pero de verdad hoy no, estoy cansada y prefiero irme a casa a dormir”

Y si te vuelve a insistir, “Pero si estamos muy cerca de mi barrio, y sabes que te deseo muchísimo… además ¿qué tiene de malo?” tú le respondes,  “Por supuesto que no tiene nada de malo, pero de verdad, prefiero irme  a casa a dormir”

Y así una y otra vez rebatiendo todos sus argumentos hasta que entienda que no vas a ceder, por mucho que insista, a algo que simplemente no te convence, no te conviene o no te apetece.

 

Todo cambio de actitud conlleva un riesgo. Puede que después de revelarte y no querer pasar por el aro, muchas personas decidan alejarse y buscar a quien poder manejar a su antojo, pero tú habrás conseguido decir NO de forma asertiva, y lo más probable es que esa persona te respete por ello porque entiende que eres una mujer con las ideas muy claras, que haces las cosas a tu manera y que no dejas que nadie te manipule o te coaccione para hacer algo que realmente no quieres hacer.

 

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!