Hay parejas que parecen de ida y vuelta. Es decir, pasan más tiempo “dándose un tiempo” que juntos.

Se da el caso, aunque te parezca exagerado, de parejas que llevan años de relación, pero que si se parasen a hacer el cómputo del tiempo que han pasado realmente juntos no llegaría ni a unos cuántos meses.

Darse un tiempo parece la solución más socorrida cuando una relación no termina de convencer o cuándo las diferencias de la pareja son tan fuertes que el solo hecho de buscar un punto en común se vuelve el esfuerzo más grande del universo.

Sin duda sentarse a hablar como personas maduras e intentar sacar una relación adelante es mucho más complicado que quitarse de en medio durante un tiempo y volver cuando la tormenta haya pasado.

Son lo que yo llamo parejas de ida y vuelta o parejas de quita y pon.  No saben estar juntos ni tampoco pueden estar mucho tiempo separados.

Pueden darse tres opciones:

  1. Que ante una dificultad, los dos componentes de la pareja decidan tirar cada uno por su lado y pasado un tiempo, cuándo ambos empiezan a extrañarse, volver a buscarse.
  2.  Que seas tú la que corta la relación cuándo las cosas se ponen cuesta arriba y te invaden las dudas. En cuyo caso quizás deberías bucear un poco en tu interior y analizar bien cuáles son tus sentimientos y por qué necesitas poner un punto y aparte  a la relación cada dos por tres. Tal vez así seas capaz de aclarar qué es lo que quieres y no seguir hiriendo los sentimientos de una persona que probablemente lo esté pasando mal con todo este asunto.
  3.  Que sea tu pareja la que te corta cada cierto tiempo sin que tú sepas ponerle remedio.

Es de este último caso del que quiero profundizar en este post. Para que dejes de sufrir y estés preparada para cambiar la situación.

¿Por qué corta contigo?

Seamos sinceras, las razones verdaderas por las que un hombre te pide un tiempo sólo puede saberlas él, eso está claro, pero lo más probable es que tu pareja inicie estas relaciones de ida y vuelta por varias razones:

1# Es una persona inmadura

Para una persona inmadura la salida más fácil, rápida y cómoda de zanjar una situación que no le gusta es salir por la tangente. O lo que es lo mismo, huir de una relación que necesita atención, esfuerzo, compromiso y responsabilidad de su parte.

Todos estos componentes son precisamente los que no vas a encontrar en un hombre inmaduro, quizás no porque no quiera, si no por que sencillamente no se ve capaz de estar a la altura de las circunstancias. Es por eso que lo más probable es que opte por alejarse del foco de todos sus “agobios” (o sea, tú) hasta encontrar su centro y una vez más tranquilo volverte a buscar.

2# Quiere más espacio

Supongamos que eres una mujer que respeta el espacio y  la individualidad de su pareja, con lo cuál ese no será la razón por la que te corte, pero aún así la situación se repite con frecuencia.

Hay personas que sencillamente no saben llevar una vida estable en pareja, necesitan sentirse libres y deseados por otras mujeres, y tener que estar en una relación comprometida supone renunciar a todo eso.

Pero a la vez tampoco saben estar solos ni quieren perder los privilegios que una pareja le proporciona.

Te corta pero deja una ventana abierta. ¿Cómo?  muy simple: te marca el límite para que no lo “agobies” y no estés pidiéndole un compromiso. Seguirá frecuentando tu círculo de amigos y después, cuando quiera , te volverá a contactar para salir juntos, o cuando te vea querrá estar contigo para empezar una vez más el ciclo.

Es su forma de establecer el control de la situación.

3# No quiere compromisos

A veces iniciamos relaciones con hombres que desde el principio nos mandan “avisos” de que no quieren nada comprometido.

No hablan claro aunque viven mandando indirectas, y en el momento en que tú le comunicas la necesidad de avanzar en la relación, te para los pies y mantiene las distancias.

La cosa aquí es que él es ambiguo sobre sus intenciones y no te dice que cerréis vuestra relación definitivamente precisamente para dejar el campo abierto, para cuando otra vez quiera estar contigo, poderte buscar y decirte algo como “Hola, ya estoy listo otra vez, ¿salimos juntos?

Esto pasa por la misma razón que comentaba en el apartado anterior. Quiere los beneficios de tener pareja pero las obligaciones le pesan demasiado. No quiere renunciar a su libertad y sigue contigo porque de verdad le gustas, aunque no te siente como su pareja ni se siente comprometido con la relación.

4# Es una situación muy cómoda para él

Y es perfecta para él,  ya que te pide tiempo y espacio, pero cuando quiere, hace por verte de forma casual o de alguna forma quiere seguir sabiendo de ti y saber qué estas haciendo con tu vida. No te desilusiona del todo.

Él decide cuándo ya no quiere tener nada contigo pero te sigue viendo de vez en cuando, y cuando se le antoje te contactará para tantear el terreno con la idea de volver, pues no te está cerrando la puerta, te está “pidiendo un tiempo” para después volver con mas ganas mientras seguís siendo “amigos”. Tiene control total de todo.

5# No tiene miedo a perderte

Él no tiene miedo de perderte, por eso te dice sin ningún problema “tomémonos un tiempo” o “seamos amigos”. Y te corta y te vuelve a hablar cuando él quiere.

¿Y por qué no tiene miedo de perderte? porque piensa que cada vez que hace este tipo de cosas tú te vas a mover. Te vas a sentir ansiosa, él seguirá teniendo el control, el ciclo se repetirá, él obtendrá las cosas que le gustan y al mismo tiempo se alejará del compromiso que no necesita tener en estos momentos.

¿Te suena familiar alguna de estas situaciones? ¿Todas? Estoy segura de que sí.

En ocasiones las mujeres tratamos de minimizar o restarle importancia a ciertos comportamientos de nuestra pareja que en realidad nos está afectando aunque nos duela reconocerlos.

Además siendo un tema tan importante, que tanto sufrimiento y frustración provoca, se hace necesario darle solución, con lo cual he decidido hacerlo en dos partes para que los post  no resulten demasiado largos ni para ti, ni para mi.

Así que la semana que viene tendrás un post completo con el que podrás guiarte para ponerle remedio. si así lo deseas, a esta situación que estás viviendo.

También te puede interesar