Las citas son decisivas.

Son una pieza clave a la hora de que una relación vaya por buen camino o por el contrario, que cada uno termine yéndose por “su” camino.

 

Las citas sirven para conocerse, crear afinidad, empatizar, divertirse y descubrir cosas en común… y todos estos detonantes harán que los protagonistas de la cita quieran seguir adelante con una relación o no.

 

Por lo tanto no le restes importancia y ponte las pilas.

 

Yo he elaborado un listado, clasificado por categorías dependiendo del gusto y personalidad del chico, para darte ideas que puedan a la larga darte mucho mucho beneficio, pero tú, antes de elegir el tipo de cita, debes tener en cuenta una serie de reglas que a continuación paso a explicarte:

 

  • Es importante elegir el sitio y la actividad dependiendo en primer lugar de tus gustos y preferencias. Escoger actividades en las que te sientas 100% cómoda para poder estar al máximo y después acomodarla también a los gustos y personalidad del chico con el que vas a salir. No vayas a llevar a un amante de las emociones fuertes a una clase de punto de cruz sólo porque sea tu fuerte y donde te sientas feliz. Usa el sentido común, busca actividades en las que creas que los dos vais a disfrutar.
  • Piensa en el punto en el que se encuentra la relación, no es lógico que planees unas vacaciones románticas si aún no habéis tomado la 2º taza de café, porque lo más probable es que piense que estás desequilibrada y borre tu número. Este aspecto es sumamente importante. Congruencia entonces.
  • Para las primeras citas lo ideal es quedar en restaurantes o bares tranquilos en los que podáis hablar y conoceros un poco mejor. Procura que las citas sean cortitas y agradables para que se quede con ganas de más. Tampoco hay que ir con prisa, un tiempo prudencial.
  •  Si quieres ser original necesitarás diferenciarte del resto, propón hacer algo diferente y divertido pero que domines totalmente para que puedas sorprenderlo. Romper gratamente los esquemas de una persona con algo que no esperaba siempre es un punto extra que viene muy bien al principio.
  • También puedes proponer alguna actividad en la que él sea el experto y que te enseñe como se desenvuelve. Puede ser muy divertido y además estarás inflándole un poquito el ego. A todos nos gusta alguna vez  interpretar el papel de maestros.

 

Y teniendo en cuenta estas bases, te dejo una combinación de citas donde puedes escoger los lugares y las actividades que creas convenientes, vamos a hacer un recorrido:

Para los amantes de la buena comida:

Este es uno de mis favoritos, por aquello de que por el estómago se llega al corazón. Lo cierto es que no hace falta esmerarse mucho si lo invitas a tu casa, los hombres no suelen fijarse demasiado en los detalles, con que esté rico es suficiente.

 

Una idea divertida es invitarlo y que te ayude a cocinar en plan desenfadado y sin que se acostumbre demasiado a ser el consentido.

 

Si prefieres que la cita sea fuera de casa un buen plan sería invitarlo a un desayuno, un restaurante o incluso acudir los dos a un taller de cocina.

Una buena idea es ir a un restaurante al que no hayáis ido ninguno de los dos pero del que habéis oído hablar y tengáis ganas de probar juntos. Esto hará, si todo sale bien, que ese bar o restaurante se convierta en “vuestro sitio”

Para los más intrépidos:

Esto es genial si a ti también te gustan este tipo de actividades. El subidón de adrenalina estará asegurado y ese instante de felicidad hará que te relacione con esas buenas sensaciones.

 

Si tú también eres amante de los riesgos, seguro vas a encontrar muchas más opciones que yo,  a mí las que se me ocurren serían: una partida de paintball, un parque de atracciones, alquilar motos acuáticas, unas carreras de cards, un salto en paracaídas, un paseo en avioneta, no sé… ingéniatelas y pasa un día maravilloso.

Para los que aman el arte y la cultura:

Esta también es de mis favoritas. En una ocasión en que la relación con mi chico estaba un poco decaída y yo sentía que se podía romper en cualquier momento, tuve la brillante idea de invitarlo a ver una exposición en la casa de la fotografía de mi ciudad. Él no sabía de ese edificio y salimos encantados de allí. Sus palabras exactas fueron: “la exposición ha sido horrible, pero la cita ha sido inmejorable”.

 

La idea es que dependiendo de tu actitud se pueden sacar experiencias positivas aún de dónde parece que no las hay. La exposición no era de nuestro agrado, pero igual nos reímos y pasamos una tarde fantástica que nos sirvió para encontrar otro punto en común.

 

Aquí las opciones son muy grandes. Una exposición de pintura, una exposición de fotografía, visita al museo arqueológico, una charla informativa, una conferencia, una presentación de libros, una obra de teatro, etc…

 

Para los más divertidos:

Si tu chico es la alegría constante lo ideal es buscar actividades en los que se encuentre en su propia salsa. Deja el sentido del ridículo a un lado y lánzate a seguir sus pasos.

 

Yo siempre fui bastante tímida, pero cuando he salido con hombres que son el centro de atención , me he dejado contagiar por esa espontaneidad y lo he tomado como una lección más para soltar esa parte de la personalidad que más trabajo me cuesta.

 

Si eres dicharachera y alegre, los dos vais a disfrutar muchísimo, y si no, tómalo como parte de una terapia para sacar tu YO más desenfadado. Las opciones también son muchas: un karaoke, una partida de bolos, una partida de billar, un futbolín, una noche de monólogos, una fiesta de disfraces, un certamen de Cosplay, una noche de baile con coreografías….

 

Para los deportistas:

Coincidirás conmigo en que para l@s apasionados del deporte no hay mejor plan que una jornada de buen deporte: quedar para hacer footing juntos, patinar, una jornada de piragua, senderismo, escalada, barranquismo o un bautismo de buceo pueden resultar las mejores citas.

 

Hay infinidad de ofertas, todo dependerá de tus gustos y preferencias.

 

Si ya tenéis más confianza puedes sorprenderlo con una escapada a una estación de esquí. Hay muchísimas empresas que se dedican a hacer este tipo de actividades por precios muy razonables. Convierte tu pasión en una posibilidad para conocerlo mejor, y si no quizás es buen momento para iniciarte en este apasionante mundo.

 

Para los que tienen alma de turistas:

 

Los apasionados del turismo también encontramos alternativas para descubrir el mundo sin necesidad de desplazarnos muy lejos o gastar todos los ahorros. Tu ciudad seguro que tiene muchos lugares con encanto que poder visitar.

 

Un parque nacional, un mirador, una excursión a una ciudad cercana, visitar los pueblos más escondidos de tu región, un paseo por el casco antiguo, un monumento histórico, lo que se te ocurra.

 

Las visitas guiadas ofrecen una vista distinta de los sitios por los que habitualmente pasas, porque cuentan detalles que generalmente desconocemos aunque vivamos allí toda la vida.

 

Otra idea si conoces bien la historia de tu ciudad es hacer tu misma de guía y terminar la cita en un bar típico. Podéis pasar un rato muy agradable sin tener que hacer grandes desplazamientos.

Para los que prefieren la vida al aire libre y los animales:

Otra alternativa con muchísimas posibilidades. Puedes organizar una salida con vuestros perros si los tenéis, salir a hacer footing con ellos, una escapada al campo (si conoces sitios donde haya agua como algún río o cascada, mejor que mejor), una ruta a caballo, apuntaros a un grupo de montañismo, etc.

 

Si te agrada podéis planear  un día de pesca en el que te puedes llevar un picnic.

 

Si tenéis la posibilidad, subir a un teleférico es una buena opción que podéis aprovechar para disfrutar de un buen paisaje.

 

Una comida en un hotel rural también es una buena idea y si ya tenéis más confianza un fin de semana en un refugio. Una cabaña de madera o en una casa rural también os hará las delicias. Además suelen ser lugares en los que no hay problema en llevar a tu mascota, con lo cual el fin de semana puede salirte redondo.

 

Para los más espirituales:

Si gustáis de llevar una vida zen y contemplativa también tenéis grandes alternativas hoy día.

 

Quedar una noche para ir a ver las estrellas a algún lugar sin contaminación lumínica es muy buena opción (especialmente los días en los que hay lluvia de estrellas o algún fenómeno fuera de lo habitual).

 

Un paseo en bicicleta, una comida en algún restaurante vegano (tan de moda), un té en alguna tetería con encanto donde os sirvan unas pastas o jugos verdes o acudir a unos baños árabes dónde podáis relajaros es uno de los mejores planes que le puedas ofrecer

 

Además saldréis de allí con las energías renovadas y acabaréis el día con otros ojos.

 

Una noche en la playa es una gran idea. Pasar la noche escuchando el ruido del mar es una sensación única. Puedes llevarte unas cuantas velas para iluminar el ambiente y hacer el momento mucho más especial.

Para los que huyen de formalismos:

Para los más desenfadados cualquier sitio puede convertirse en un lugar de cita idóneo.

 

Unas cervezas en un bar, una película en el cine con refresco y palomitas, un concierto de rock, unos cócteles en una terraza chill out, un helado o un dulce mientras camináis por la calle, un paseo en moto o unas pizzas sentados en el parque o la playa al anochecer son muy buenas opciones en lo que lo único que necesitas es una sonrisa y muchas ganas de pasarlo en grande.

 

Además este tipo de citas son muy agradecidas porque cualquier cosa sencilla será bienvenida.

Para los más glamourosos:

Para los glamourosos y sibaritas también hay muchas opciones, la única pega es que tendrás que mirar más el bolsillo.

 

Pero si no tienes problemas en ese aspecto puedes sorprenderlo con una comida en el mejor hotel de la ciudad, unas carreras de caballos, una sesión de spa en la que os mimen con los mejores servicios, un día en el campo de golf, un paseo en barco, un curso de catas de vino o de tallage de piedras preciosas, etc.

 

También puedes encontrar servicios de alquiler de coches de lujo o un circuito de coches de carreras, seguro que le va a encantar el plan.

Para los más románticos:

He dejado para el final el plato fuerte: los románticos (si encuentras alguno, átalo a la pata de la cama).

 

Para los más románticos no hay mejor plan que una cena a la luz de las velas con música romántica de fondo. Para ellos el mejor esfuerzo que puedas realizar es hacerles sentir el protagonista de Titanic, por lo menos.

 

Cúrratelo un poquito si tu chico es muy romántico. Un pequeño detalle, una nota, unos fuegos artificiales de alguna fiesta cercana, un restaurante donde os traten como a unos recién casados, una noche de hotel en el que hayas dejado un rastro de pétalos de rosa…

 

Hay mil ideas para sorpenderlo. Eso sí, esta opción es solo si lleváis un tiempo saliendo y estás segura de que los sentimientos son correspondidos.

 

Como ves la oferta es variada, y de ti depende en parte que la próxima cita que tengas no sea la última. 

 

Renuévate, saca tu esencia y muéstrate tal cual eres. Una cita es la mejor forma de volver a sentirse como un adolescente de 15 años y hacer un pequeño viaje a los orígenes, donde la vida era una fiesta constante.

 

Y hasta aquí el post de hoy. ¿Tienes alguna otra idea para citas divertidas e inolvidables? ¡Deja tu comentario!

 

 

También te puede interesar