Un chico malo no es un mujeriego, es más, ninguna seductora confunde jamás a un chico malo con un mujeriego. Y para que tú también sepas diferenciarlos te voy a dar las características principales de cada uno de los dos.

Chicos malos Vs mujeriegos

  • El chico malo es encantador, es divertido y no se deja impresionar fácilmente por ninguna mujer.
  • El mujeriego tiene pinta de vicioso, puedes oler sus intenciones a kilómetros, toca más de lo que debe aunque la relación aún no esté en ese punto y le matan las prisas.
  • El chico malo tiene muchas conquistas a sus espaldas pero nunca alardea de ellas. Cuantas mujeres han pasado por su cama o no, solo le concierne a él.
  • Un mujeriego sufre el síndrome del parchís, se come una y cuenta veinte.
  • Un chico malo nunca te acosa, te mide, te provoca y hace que saques lo mejor de ti.
  • A un mujeriego no le interesa profundizar en la gran mujer que eres, le sirve cualquiera.
  • Un chico malo nos conquista tirando de carisma, no necesita justificarse cuando se porta mal porque ese es su oficio.
  • El mujeriego nos repele sin que sepamos muy bien porqué. Hace promesas que no piensa cumplir y trata de conseguir el mayor número de mujeres aunque para ello tenga que echar mano de las peores mentiras.
  • Un chico malo es sexy. Le gusta mantenerse en forma y estar cachas, pero solo lo justo y necesario. No tiene complejos. Se limita a ser él mismo y le sienta de maravilla.
  • Un mujeriego es todo menos él mismo. Probablemente trate de impresionarte presumiendo de coche y reloj.
  • El chico malo adora a las mujeres pero no se centra en ninguna, huye de compromisos por decisión propia. Tener pareja estable ya no le quita el sueño, solo desea explorar tantos terrenos como le sea posible.
  • Un mujeriego puede tener compromisos pero eso no le impide seguir a la caza de cuanta mujer se cruce en su camino. Su principal objetivo es llevarse muchas mujeres a la cama.
  • Un chico malo vive rodeado de mujeres, tiene más amigas que amigos e incluso consigue llevarse bien con todas sus ex.
  • Un mujeriego tiene más amigos que amigas. Prefiere rodearse de hombres con los que poder presumir de sus conquistas. Sus ex prefieren que les salga una urticaria a tener que tratar con él.
  • Un chico malo empezará a ligar contigo y no te darás cuenta hasta que estéis metidos en la cama.
  • Un mujeriego intentará ligar contigo y de paso le echará el ojo a la chica que tienes detrás y a cualquier otra.

 

¿Por qué nos gustan tanto?

Los chicos malos suponen un reto para todas las mujeres. Te invitan, te llaman y desaparecen cuando quieren.Tienen el control de la situación, y lo hacen con tanto desparpajo que terminan sacándote una sonrisa en los momentos más tensos.

Un chico malo hace las veladas más divertidas, no te tratará como a una princesa pero te hará sentir la reina del baile.

Un chico malo es impredecible. Puede salir contigo 2 semanas seguidas y parecer un torito manso, pero cuando ya crees tenerlo conquistado cambia por completo y debes volver a empezar.

Un chico malo hace que pongas los 5 sentidos cuando estás con él, te hace sentir viva, sabe qué decir, qué hacer y dónde tocar. Sabe lo que te hace feliz, cuál es tu talón de Aquiles, como bajarte o subirte la moral y las palabras que harán que te flaqueen las piernas.

Tratar de enamorar a un chico malo es una auténtica aventura que estamos deseando emprender,  pero no todo es miel sobre ojuelas, también tiene su lado negativo. Salir con un chico malo es un subidón de adrenalina constante, un sube y baja emocional… de ahí que sean relaciones que enganchan. 

Algunos chicos malos son auténticos lobos con piel de cordero en los que la caza en sí es más importante que la presa. Toman la conquista como un deporte y saben manipular a las mujeres a su antojo para lograr sus objetivos.

No les tiembla el pulso a la hora de dejar corazones rotos a su paso, olvidan rápido y centran su atención en la próxima captura. Dime tú si esto no es digno de tener en cuenta.

Lo sé, tratar de conquistar a un buen chico nunca supuso un reto, hace que te den ganas de achucharlo y probablemente sea un hombre al que adoras, pero al que nunca verás como a tu futuro novio. En cambio un chico malo es difícil de conquistar y eso hace que te esfuerces en sacar tu parte más ingeniosa y femenina.

En conclusión: ¿Se puede llegar a conquistar a un chico malo? por supuesto que sí, pero has de ser más hábil que él y saber pararle el juego. Un chico malo puede llegar a ser el mejor novio y compañero, pero es necesario que sepas de antemano con quién te estás midiendo si decides dar el siguiente paso y no salir mal parada.

¿Aceptas el reto o prefieres no jugarte el tipo?

 

También te puede interesar