La belleza como fuente de autoestima.

Mi amiga Lucía, que hacía muy poco se había separado de su marido me llamó una mañana muy deprimida, se sentía la mujer más fea del mundo y tenía la autoestima muy tocada.

Falta de ideas, no se me ocurrió otra cosa que proponerle ir de compras y  quedamos en vernos en una perfumería muy buena del centro de la ciudad. Al entrar nos dirigimos a la dependienta y Lucía con unas gafas de sol enormes que ocultaban sus ojos hundidos y su cara demacrada,  le dijo: “Mi marido me ha dejado por otra mujer, ¿puedes ayudarme?»

Esto que para algunas mujeres sería humillante admitir ante alguien desconocido resultaba de lo más natural para ella, y me gustó la sinceridad y la humildad con la que le pidió ayuda. Ella me enseñó que no hay nada más cercano que mostrarse tal cual eres, con tus debilidades y tus fortalezas.

Al cabo de unas horas salimos de allí con una bolsa de artículos de belleza y las energías renovadas.

Cuando unos meses después fui yo la que se quedó sola, también sentí la necesidad  de pasar por la misma perfumería y hacer un cambio en mi apariencia.

 

Pasado el tiempo de abatimiento y caos en el que nuestra imagen es la menor de las prioridades, querer sentirnos atractivas de nuevo es el mecanismo más rápido para volver a levantarnos y recuperar la autoestima perdida… y si la autoestima crece, crece también la seguridad. Todo son ventajas.

 

La belleza suele ir asociada a personas superficiales y vanidosas que no miran más allá de su ombligo, sin embargo todo el mundo nos acercamos a aquello que nos resulta atractivo y bello.

Compramos unos zapatos o un vestido porque previamente nos atrajo el diseño y después probamos si nos sentíamos cómodas con ellos… raramente lo hacemos del revés.

Por lo tanto, cuidar la imagen es primordial a la hora de gustar a los demás. Es la herramienta base para conseguir que se acerquen y tener la oportunidad de desplegar todo nuestro potencial para que quieran seguir conociéndonos.

 

La belleza física no está reñida con la belleza interior, son totalmente compatibles y complementarias.

 

Cánones de belleza.

Partiendo de que los cánones de belleza varían de una persona a otra, como norma general hay una serie de reglas básicas que son de obligado cumplimiento.

  •         Un cabello sano
  •         Una buena higiene personal
  •         Un buen aroma
  •         Un cuerpo armonioso, que proyecte salud.

 

No hace falta tener un físico de infarto, pero sí demostrar que te cuidas y te preocupas por tu cuerpo. El fondo del asunto es muy claro, si a ti no te atraen las personas de aspecto descuidado a los demás tampoco.

Si como a mí me pasaba, empezar a arreglarte te supone el esfuerzo más grande del universo, te aconsejo concederte tiempo cada mañana para ducharte, hidratarte, maquillarte, peinarte y vestirte como si fueras a ser recibida por una corte real.

Márcatelo como reto y hazlo sin excusa hasta que consigas integrarlo como un gesto más de tu rutina diaria. Si eres constante y sigues adelante terminarás por hacerlo de forma mecánica y casi sin darte cuenta formará parte de tu día a día. Piensa en ello como en una especie de gimnasia mental, cuánto más tiempo le dedicas más fácilmente llegas a tu objetivo.

Olvídate de todo cuánto creas que te falta,  céntrate en realzar lo que sí tienes, en aprovechar al máximo tus recursos y en mejorar en aquellos puntos que menos te gusten. En definitiva, necesitas aprender a sacarte partido y por encima de todo a CREER EN TI.

Te puedo asegurar que una vez que has tomado la decisión y empiezas a hacerte responsable de tu propio bienestar no querrás volver a dejar que dependa de otros.

¿Y tú, ya empezaste a  hacerte cargo de ti misma? Cuéntanos cual es tu rutina diaria.

 

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!