La historia de Lao

 

La historia que acabas de ver en el vídeo puede que parezca no encajar en un blog que habla de seducción, pero tiene mucho que ver con el mundo de las relaciones personales y afectivas.

¿Por qué?. Porque hay personas que pasan demasiado tiempo quejándose del poco cariño o consideración con el que son tratados mientras que ellos han hecho el mayor esfuerzo por su pareja sin ser correspondidos en la misma medida.

Qué diferente hubiera sido si en vez de pasar tanto tiempo quejándose y lamentándose hubieran empezado por reconocer que esa persona no cubría sus necesidades y se hubieran respetado a ellas mismas.

La vida pasa deprisa, y sin darte cuenta pueden pasar años esperando que los demás te den el lugar que tu crees que mereces.

“Nadie te va a dar ese lugar, el lugar que mereces te lo tienes que dar tú, ni más ni menos.”

 

Los demás no te hacen… tú les dejas hacer.

 

Me costó mucho entender este concepto. Cuando le decía a mi maestro, “es que mi pareja me hace sentir mal, me marea con su comportamiento, me confunde”… su respuesta era, “a ver, no te equivoques… él no te marea, tú dejas que él te maree”.

Con lo cual una cosa debe quedarte clara: no puedes controlar lo que los demás sienten por ti o la forma en que van a comportarse contigo, pero si tienes la obligación de elegir. Tú tienes el poder de elegir con quién te relacionas y con quien no, quien está en tu vida y quien no.

Si te quejas de que tu pareja te falta al respeto, no te trata con cariño, va con otras mujeres, no tiene en cuenta tus opiniones, etc…perdona, pero no es él quién te está faltando al respeto, tú te lo estás faltando a ti misma.

 

Autorespeto

 

La definición de autorespeto más hermosa que yo he leído nunca la encontré en el libro del Walter Riso, “Amar o depender” y dice así:

El autorespeto es una guía, una luz en mitad de la oscuridad. Es el punto de referencia psicológico que te dirá cuándo has perdido el norte.

 

En efecto, tal y cómo dice Walter Riso en su libro, respetarme y defender mis derechos me hizo automáticamente más querible.

Empecé a respetarme a mi misma, a comprometerme con mis decisiones y a elegir cómo quería ser tratada y los demás empezaron a mostrar también más respeto por mi y por mis sentimientos. Aprendí a no negociar mis principios y a seguir lo que la intuición me decía que era lo correcto para mi.

Curiosamente cuando empiezas a respetarte a ti misma y no dejas que nadie te cuestione, la gente que no es capaz de mostrarte respeto o consideración se aparta y empiezas a ver la luz al final del túnel. El camino se va quedando libre de piedras y puedes distinguir a la gente que de verdad suma en tu vida.

Lao tardó dos semanas en entender que no estaba siendo tratado como debía. En el mundo zen los maestros no eligen a sus alumnos, son los alumnos los que eligen a sus maestros, por lo tanto fíjate bien en cuál es tu elección o antes de que te des cuenta las semanas se convertirán en años.

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!