Por qué es tan importante la asertividad en seducción.

 

¿A quién no le gustaría poder decir siempre la palabra adecuada en el momento adecuado?, ¿Quién no ha envidiado alguna vez la capacidad de hacer lo que se quiere y que los demás te respeten por ello? Yo desde luego sí.

 

Recuerdo que a menudo pensaba que las mujeres que menos se preocupaban por agradar a los hombres, las que parecían más rebeldes o menos atentas, solían tener mejor resultado en las relaciones personales que las que se “portaban bien”.

 

“Hay que ser mala para que te valoren”. Seguro que lo has escuchado alguna vez.

 

Bien, no hace falta ser mala ni rebelde ni cabrona para que te quieran y se porten bien contigo. Sólo es necesario trabajar un poco las habilidades sociales y la inteligencia emocional para empezar a tener mejores resultados.

 

Podemos definir las habilidades sociales como la “Serie de conductas, pensamientos y emociones que llevamos a cabo para mejorar nuestras relaciones”.

 

Y dentro de estas acciones (tan importantes para mejorar tu vida social y sentimental) se encuentra la asertividad, junto con la empatía y la escucha activa.

 

Por si nunca has oído hablar de ella, o te suena de algo pero no te has parado a analizar qué es, la asertividad es la manifestación social de la autoestima. ¡Ahí es nada!

 

A través de la asertividad demostramos a los demás, con palabras y hechos, que defendemos nuestros deseos y necesidades, respetando a su vez los deseos y necesidades de los demás. (Y todos contentos).

 

Conducta pasiva, agresiva y asertiva.

 

Imagina por un momento que estás conociendo a un hombre. Este hombre te propone hacer algo (lo que sea)  pero estás super ocupada en ese momento, tienes que hacer malabares para poder hacer aquello que te pide o simple y llanamente no te apetece hacerlo.

 

Si a pesar de todos estos inconvenientes que te he nombrado,  no dices ni media palabra y accedes por miedo a que este hombre se enfade y deje de buscarte, estás pasando automáticamente de ser seductora a ser una mujer pasiva (Lo que también podemos traducir en manejable y aburrida).

 

falta de asertividad

 

 

A nadie le gusta ser manejable ni aburrida… como tampoco a nadie le motiva conquistar a una persona que adopta una conducta pasiva ante la vida.

 

  • La persona pasiva se caracteriza por evitar la confrontación.
  • Busca la aprobación de los demás antes de dar cualquier paso importante.
  • Olvida sus derechos dando prioridad a los deseos de los demás.
  • No es capaz de expresar lo que desea e incluso a veces no sabe lo que quiere o lo que siente.
  • Cuando rechaza atender las peticiones de otros se siente culpable y termina por adaptarse a los deseos de los demás.
  • Actúa de forma que los demás se aprovechan de ella.

 

Ahora imagina de nuevo que estás saliendo con el mismo hombre y te hace la misma propuesta que en el caso anterior. Pero en esta ocasión, aunque sigue sin apetecerte o hacer lo que te propone te supone el esfuerzo más grande del universo, para que se entere de que no estás dispuesta a ceder ni un ápice de tus derechos, te niegas en rotundo y pones el grito en el cielo.

 

no asertividad

 

Una conducta agresiva tampoco seduce nada de nada. Menos incluso que si hubieras respondido de forma pasiva.

 

  • La persona agresiva es segura, sincera y directa pero dice lo que piensa de forma amenazadora y exigente.
  • Una persona agresiva da la sensación de estar imponiendo sus deseos por encima de los de los demás.
  • Justifica sus frases hostiles y violentas como un arranque de sinceridad. Es la típica persona que “prefiere decir las verdades a la cara”
  • Una persona agresiva no respeta los derechos de los demás y puede llegar a usar la violencia para resolver los problemas y diferencias.
  • Por supuesto, la persona de conducta agresiva no se hace responsable de las consecuencias de su comportamiento.
  • Su conducta no deja que nadie pueda aprovecharse de ella, pero provoca que los demás se alejen de su lado.

 

Y por último, nos encontramos con la conducta asertiva.  Actuando con asertividad te aseguras hacer por los demás las cosas que de verdad te apetecen en el momento en el que te apetece sin necesidad de ofuscarse ni ofender a nadie.

Asertividad adecuada

 

 

 

  • La persona asertiva tiene la autoestima equilibrada. No se cree más ni menos que nadie.
  • Se conoce bien a sí misma y sabe cuáles son sus deseos y necesidades.
  • Se acepta incondicionalmente, con defectos y virtudes.
  • No depende del reconocimiento de nadie para valorarse a ella misma.
  • Regula sus propias emociones y trasmite esa misma sensación a los demás.
  • Reconoce sus limitaciones. Acepta que tiene debilidades y fortalezas.
  • No exige. Respeta las decisiones de los demás y acepta un “no” por respuesta.
  • Existe congruencia entre lo que piensa y lo que dice.
  • La persona asertiva sabe expresar sus sentimientos.
  • Manifiesta sus opiniones libremente.

 

Derechos asertivos

 

En el momento en que decides utilizar las técnicas de asertividad, asumes una serie de derechos que van a ser los diez mandamientos más importantes para hacer que te escuchen, te respeten y en consecuencia tus relaciones mejoren.

 

Apúntalos porque a partir de ahora deberán formar parte de tu día a día.

 

  1. Voy a seguir mi propio criterio
  2. Yo decido si quiero responsabilizarme o no de los demás.
  3. No estoy obligado a dar explicaciones.
  4. Puedo cambiar de opinión en cualquier momento.
  5. Soy libre para cometer errores sin sentirme culpable.
  6. Tengo derecho a decir “no lo sé”
  7. No necesito aprobación.
  8. Tengo derecho a tomar decisiones ilógicas.
  9. No puedo adivinar los deseos de nadie.
  10. Tengo derecho a ser imperfecto.

 

Y ya para terminar el post de hoy, ¿Por qué te animo a que seas asertiva en tus relaciones de pareja y en todas tus relaciones en general?

 

Porque llevando la asertividad por bandera vas a empezar a decir “no” sin sentirte culpable, vas a aprender a pedir ayuda sin sentir que estás molestando, aceptarás un piropo sin reparos, discreparás sobre un punto de vista que no compartes, evitarás resentimientos contigo misma por ceder a cosas que van en contra de tus propios intereses y un largo etc que serán los encargados de que tus relaciones funcionen, que logres tus objetivos y que seas respetada en la misma medida en que respetas a los demás.

 

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!