El verano es para disfrutarlo.

Con él llegan las ganas de salir y de pasarlo bien. Aumentan las posibilidades de conocer gente y estamos mucho más abiertas a la aventura. Es así, las vacaciones nos llevan a lugares distintos, con personas distintas y sensaciones también distintas.

No estamos pensando en qué pasará mañana, queremos disfrutar el momento y ¿por qué no? disfrutar de la compañía de alguien especial con quien sentirse renovada.

Los amores veraniegos tienen muchas ventajas, aunque como no, también sus inconvenientes.

Al no haber compromiso de por medio te da mayor libertad, estás más desestresada y menos preocupada por lo que le depara el futuro a esta relación. Actúas de forma más natural y controlas menos cada movimiento, lo que te da espontaneidad  y te hace resultar más atractiva.

Se aprovecha mejor el tiempo, las cosas transcurren mucho más rápido, pues ambos sabéis que vuestra historia tiene fecha de caducidad y querréis disfrutarlo al máximo.

No hay problemas de convivencia ni diferencias insalvables. Es aquí y ahora, por eso un bonito amor de verano dejará un recuerdo imborrable para ambos, de esos que duran toda la vida y guardas como el mejor de los tesoros.

También es el antídoto perfecto tras una ruptura. En este periodo de transición un novio intermedio es ideal para ayudarte a superar un desengaño amoroso.

Además la separación no te resultará tan traumática, ya que la mente se encarga de recordarte constantemente que es algo pasajero y estarás mucho más preparada para el momento de la despedida.

Pero he aquí el gran inconveniente de un amor veraniego: enamorarse.

 

Puede que en un principio tengas las ideas muy claras, pero las emociones son difíciles de controlar y nadie te garantiza que no acabes enamorada como una niña de un hombre que no pretende ir más allá.

 

Es un riesgo que tú misma debes considerar antes de iniciar una relación así. Ya te conoces, sabes cuáles son tus limitaciones.

  • ¿Eres de las que se enamora rápido?
  • ¿No puedes diferenciar el amor de la pasión?
  • ¿Acabas sufriendo con cada nueva relación?
  • ¿Te cuesta horrores superar una ruptura?
  • ¿Te apegas demasiado a las personas?
  • ¿Te enganchas a las primeras de cambio?
  • ¿Esperas en cada posible relación que acabe siendo tu futura pareja?

Todas estas preguntas debes hacértelas y responderlas a conciencia. Si contestaste más de 3 síes, mi consejo es que mejor te centres en encontrar a alguien que sí pueda ofrecerte algo a largo plazo.

 

¿Sólo amor de verano?

Hay amores de verano que no acaban con el periodo estival. Tenemos como ejemplo de película a Denis y Sandy en “Grease”, a Allie y Noah en “El diario de Noah”, a Céline y Jesse en “Antes del amanecer” o a Baby y Johny en “Dirty dancing”

Todos ellos parecieron encontrar a su alma gemela, ¿cómo iban a dejarla escapar?

Llámame romántica, pero alargar un amor que en un primer momento iba a tener los días contados es posible, y además es de lo más hermoso.

Un amor que quede solo en un bonito recuerdo suena ideal y muy poético, pero como escuché en un capítulo de la serie «Cómo conocí a vuestra madre»: «Si has probado un pastel y te ha gustado, no podrás olvidarlo, querrás volver a comerlo»

Así que es muy probable que alguno de los dos sienta que no quiere dejar escapar la oportunidad de seguir disfrutando esta historia de amor.

 

¿Cómo podemos alargar una historia de amor de veraniego?

Demostrando que tienes las ideas claras y que a pesar de haber vivido un amor loco, rápido y de emociones intensas, eres también una mujer sensible y con los pies en la tierra.

Haciéndole ver que te gusta, que estás dispuesta a seguir conociéndolo, pero también a aceptar de forma madura y tranquila que él no quiera seguir haciéndolo.

Ten también en cuenta que este amor de verano puede derivar en una relación a distancia, con los riesgos e inconvenientes que conlleva.

La confianza en una misma una vez más es clave. No te sientas juzgada si tienes la sensación de que entre vosotros las cosas han ido más rápido de lo que normalmente sueles hacer, y no me refiero sólo a sexo. Ambos habéis tomado las mismas decisiones, precipitadas o no, y ambos estáis en igualdad de condiciones.

Deja un poco aparcado tu lado más sexy y pasional para sacar tu vena romántica, cariñosa y dulce. Tienes muchas facetas y ahora toca ir mostrándoselas poco a poco.

Aumenta las conversaciones profundas. Si hasta ahora vuestras claras han sido un poco superficiales, es el momento de hacerte escuchar y de escucharlo. De estar presente en cada conversación y hacerle sentir apoyado y valorado.

 

Puedes ser su amante, su amiga, su compañera y su confidente, al igual que él debería saber cubrir los mismos roles.

 

Ve poco a poco, no des cosas por sentado. El que hasta el momento haya parecido un cuento de hadas no significa que esté todo hecho.

El amor fuerte, el que traspasa la barrera del tiempo se forma desde el conocimiento mutuo, la aceptación, el respeto y el deseo de estar junto al otro.

 

También te puede interesar

formalizar relación

¿QUIERES UNA RELACIÓN ESTABLE Y YA NO SABES QUÉ HACER PARA CONSEGUIRLA?

Descubre en mi EBOOK GRATUÍTO "CÓMO FORMALIZAR UNA RELACIÓN" la forma de convertir tu relación de amigos con derechos en una relación de pareja estable y comprometida. 

Tu suscripción se ha realizado con éxito. ¡Bienvenida a Ser Seductora!